Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco minutos de silencio y sigue la fiesta

La alcaldesa colocó un crespón negro en la hoguera del Ayuntamiento

Alicante se sumió en el dolor y también en la contradicción con la muerte del pequeño Aaron: al mismo tiempo que se guardaban cinco minutos de silencio frente al Ayuntamiento, en el centro de la ciudad continuaba el concurso de mascletades, si bien en la del día de ayer la Bellesa del Foc no dio su típico pistoletazo de salida (“Senyor pirotècnic, pot començar...”).

“Habrá siempre un recuerdo para el pequeño Aaron”, dijo la alcaldesa Sonia Castedo tras poner un crespón negro en la hoguera oficial: “Tanto dolor nos hace sentir indefensos ante el latigazo del infortunio”, lamentó Castedo, acompañada del presidente de la Comisión Gestora de las fiestas, Manuel Jiménez, visiblemente emocionado.

A la pregunta de si el incidente debía replantear el reglamento del uso de pirotecnias, Castedo aseguro que la venta de petardos está “regulada, controlada y vigilada perfectamente” en la ciudad. Para adquirir petardos se debe presentar el DNI.

En la barraca de Sant Blai de Dalt, donde murió el niño, cancelaron su participación en los actos festeros del día, si bien mantuvieron su cena como hicieron en la noche que ocurrió el suceso.

A las dos en punto del mediodía, desde el mismo reguero de sangre que dejó el niño podía verse como subían los cohetes de la mascletà y cómo crecía la nube de humo. Dos vecinas con comercios en la plaza no sabían si debían de haberse aplazado los fuegos durante un día. “Me dice mi hija que es un concurso y que no pueden”, decía una. La otra comentaba: “No pasa nada hasta que ocurre y todos nos ponemos a cabecear contra un muro”.

De no haber estado en ese momento en el tanatorio, la familia del fallecido hubiera escuchado y visto toda la humareda de la pólvora desde su balcón. En el tanatorio la madre lloraba desconsolada en una habitación mientras fuera esperaban vecinos del barrio. Uno de ellos dijo: “Lo han matado”, contestando a la pregunta de si se había hecho todo por salvar al niño.