Calabuig: “En el PSPV hay compañeros que se van de putas”

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia participó en un debate sobre la ciudad El concejal asegura que no está en política "para mirar hacia otro lado y no hacer nada"

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig.
El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig.Jordi Vicent

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, no dudó en afirmar el pasado lunes que compañeros suyos de partido utilizan los servicios de prostitutas. La frase la pronunció en el transcurso de un debate que mantenía con otro militante del PSPV, José Reig, sobre el tema ¿De qué Valencia hablamos?, organizado y moderado por el profesor Justo Serna.

Este, en el blog que publica habitualmente en la página web de la Comunidad Valenciana en EL PAÍS describe el tono en que transcurrió el debate de la siguiente manera: “En la sesión hubo división de opiniones: por supuesto se guardaron las formalidades, pero hubo también tensión y un evidente malestar” (…) “Joan Calabuig estuvo tenso, siempre a la defensiva y reprochando a los críticos su incordio” (…) “Calabuig y Reig se respetaron, como no podía ser de otra manera, pero lo que ambos debatían eran dos modelos de políticas bien distintos: ¿debe el PSPV hacer una gestión municipal de centro o nítidamente de izquierdas? Calabuig respondió que el único oponente es el Partido Popular. Para ello mostró su entrega cotidiana por una Valencia progresista. Reig le afeó la conducta: sus acercamientos al PP y sus giros sorprendentes (El Cabanyal, el estadio del Valencia, etcétera) desconciertan a los votantes socialistas”.

Justo Serna continúa su relato de la siguiente manera: “Una de las personas que interpeló a Calabuig, Ángela Escribano, le preguntó directamente por la ordenanza de prostitución que el grupo municipal socialista ha pactado con el Partido Popular. Otras intervenciones de Pepe Reig y del propio Fran Sanz apuntaron en la misma dirección”. (…) La respuesta de Calabuig fue desconcertante. No sé si me atreveré a reproducirla aquí; quizá alguien quiera escribir lo que yo no deseo repetir. ¿Acaso por mojigatería? No: me pareció algo feo, muy feo”.

La frase, que le pareció muy fea a Serna y que Calabuig dijo de manera desabrida, fue: “En el partido (PSPV) hay compañeros que se van de putas”. El portavoz socialista había dicho previamente que él era sensible al tema de la prostitución y de su ordenanza porque, entre otras razones, conocía a compañeros que utilizaban los servicios de prostitutas. La expresión produjo la estupefacción entre los presentes, hasta el extremo de que algunos de ellos abandonaron la sala donde se celebraba el debate.

Calabuig se ha justificado este miércoles en su cuenta de twitter: "Lamento la mala interpretación que se ha hecho de mis palabras.Lo que denuncié es que utilizar la prostitución merece todo nuestro reproche. Lo que no me parece normal es que parezca una conducta aceptable aprovechar la situación de las mujeres prostituidas. Ese fue el contexto".

El portavoz socialista ha insistido en que a lo largo de su trayectoria política siempre ha sido abolicionista con respecto a la prostitución, "mucho antes de que se suscitara esta polémica y desde luego mucho antes de que se pactase la ordenanza municipal de Valencia", ha dicho. 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Calabuig quiso contextualizar su postura a favor de regular esta práctica en la calle y dio varias razones; una de ellas la que desató la polémica. "Me preocupa la situación de los vecinos y de las mujeres y nuestra ordenanza, a diferencia de otros lugares de España, no sanciona a las prostitutas.Y eso es un adelanto", ha defendido tras admitir que su postura "sabía que iba a provocar muchas incomprensiones". El concejal ha añadido en defensa de la ordenanza que no está en política "para mirar hacia otro lado y no hacer nada"

El Ayuntamiento aprobó provisionalmente el pasado mes de marzo -todavía debe ratificarla el pleno- la ordenanza, que recoge sanciones de hasta 2.000 euros para clientes y proxenetas que soliciten o induzcan a ejercer servicios sexuales en la vía pública. La regulación no multa formalmente a las prostitutas pero sí permite a los policías amonestarlas.

La ordenanza sale adelante después de años de polémica en torno a la regulación de la prostitución en la calle. El PP siempre quiso regularla pero nunca aceptó aprobarla en solitario. Exigía al menos el apoyo del principal grupo de la oposición, en este caso los socialistas. El actual portavoz socialista en el Consistorio, Joan Calabuig, haciendo caso a las peticiones de los vecinos del barrio de Velluters, donde se concentra esta actividad, pactó hace unos meses con los populares, lo que le valió las críticas en el seno de su propio partido. Muchos expresaron su disconformidad por la regulación pese a que se garantizó que no se multaría a las mujeres.  

Al contexto ha aludido el diputado socialista en las Cortes Valencianas Josep Moreno, a quien se le ha preguntado sobre las declaraciones de Calabuig durante una rueda de prensa sobre RTVV. Moreno ha dudado si las afirmaciones del portavoz municipal "están contextualizadas o no". El diputado se ha puesto como ejemplo de que, si le pusieran un micrófono siguiendo todo lo que dice, podrían pillarlo diciendo algo inoportuno. Acto seguido ha añadido: "Estoy seguro de que Calabuig no se enfadará si calificó de desafortunada su declaración".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS