Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FINAL DE ETA

El Foro Social impulsa grupos locales para ensanchar la presión ciudadana

La reunión de Bilbao analiza en cinco áreas las doce últimas recomendaciones

Mesas de trabajo de la reunión del Foro Social, en Bilbao.
Mesas de trabajo de la reunión del Foro Social, en Bilbao. ep

Lokarri pretende “ensanchar” la presión ciudadana en el País Vasco y Navarra como un activo más en el propósito de desbloquear el actual proceso de paz, siguiendo las últimas doce recomendaciones recogidas en los trabajos de debate del Foro Social. Bajo ese compromiso, las mesas de diálogo creadas ayer en Bilbao, con una acusada representación abertzaley nacionalista, fijaron la apuesta de crear grupos en los municipios vascos para aunar esfuerzos en la denominada presión social. “El proceso de paz es una cuestión que al final tiene que desbloquear el Estado, pero es importante que se extienda una conciencia ciudadana”, declaró a este periódico uno de los asistentes a la reunión de ayer.

 A diferencia de la metodología seguida hasta ahora, en la cita de ayer se formaron alrededor de diez mesas de trabajo, compuestas por un número oscilante de entre nueve a doce miembros cada una de ellas, en las que fueron asignados cinco grandes temas de debate que asumían las doce recomendaciones avaladas por el Foro Social tras su encuentros en Bilbao y Pamplona. En esencia, aspectos nucleares como el desarme, la integración de presos y exiliados, la apuesta por la vía política, la memoria y la política penitenciaria fueron un denominador común en las mesas formadas.

Tras el tiempo de debate se procedió a la lectura pública de las aportaciones resultantes en cada una de las meses, donde, según fuentes internas, “hubo gran coincidencia”. Ahora, Lokarri se ha comprometido a redactar las conclusiones de esta sesión de trabajo para su remisión al centenar, aproximado, de participantes.

Entre los asistentes, una nutrida presencia de cargos y miembros de la izquierda abertzale, incluidos los partidos Sortu, EA, Aralar y Alternatiba, así como sindicalistas, expresos y representantes del colectivo EPPK, víctimas a título persdonal, y una representación del PNV, formada por el miembro del EBB Joseba Aurrekoetxea y el parlamentario Iñigo Iturrate, y también José Navas, de Ezker Batuak Berdeak. Entre los asistentes no pasó desapercibida la ausencia del PSE-EE, además de las ya previsibles del PP y UPyD.

Lokarri quiere hacer especial hincapié en la incorporación de la ciudadanía a este debate para que se proyecte la sensación de que el proceso de paz es una cuestión “transversal” que tiene un respaldo social, y que así pueda ser visualizada por el Estado. Paul Rios, de hecho, insistió sobre la jornada de ayer en el carácter abierto de la convocatoria para insistir en la opción de social, consciente posiblemente que hasta ahora no ha conseguido esta transversalidad que se queda acotada a los sectores nacionalistas y abertzales. Eso sí, una persona presente en el denate de ayer y no ligada a estos ámbitos políticos negó que el proceso de paz sea una cuestión que solo interese a los abertzales “porque es algo que es de interés de la sociedad”, afirmó.

Preguntado sobre la ausencia de los socialistas, presentes, sin embargo, en el Foro de la Conferencia de Aiete, esta misma fuente aseguró que “es propio de su actual debilidad y en nada contribuyen a que este proceso coja la fuerza necesaria de una mayor implicación”.

En paralelo a la celebración de esta reunión del Foro Social, ayer se conoció que los miembros de ETA Arantza Garbayo Ruiz, antigua miembro del comando Galicia, e Igor Igartua Echeverría, encuadrado en la logística de la banda terrorista, han quedado en libertad tras cumplir sus respectivas condenas, informa Efe. Arantza Garbayo (Bilbao, 1963) fue detenida en 1996 en Pontevedra cuando formaba parte del comando Galicia. Por su parte, Igor Igartua (Bilbao, 1970), antiguo miembro de Jarrai fue expulsado el pasado 31 de mayo por las autoridades francesas y queda en libertad al no tener ninguna causa abierta.