CLÁSICA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La memoria afectiva

Por razones sentimentales, o simplemente porque sí, el concierto de la Sinfónica de Londres desprendió una belleza especial. Estaba dedicado a Sir Colin Davis

Por razones sentimentales, o simplemente porque sí, el concierto de la Sinfónica de Londres ayer en el Auditorio Nacional desprendió una belleza especial. Estaba dedicado a Sir Colin Davis, fallecido en abril, a los 85 años, y ligado en vida a la orquesta durante muchísimos años, bien como director titular, bien como presidente.

LONDON SYMPHONY ORCHESTRA

Director: Michael Tilson Thomas. Obras de Copland, Britten y Shostakovich. Homenaje a Colin Davis. Auditorio, 5 de junio

El recuerdo propició una interpretación de gran emotividad de Nimrod, la novena de las Variaciones Enigma, de Elgar, utilizada como marcha fúnebre en Reino Unido y ofrecida ayer como propina. Antes, la orquesta había demostrado su categoría, sección por sección, instrumento a instrumento, en una Guía de orquesta para jóvenes, de Britten, absolutamente modélica, en la que el director Tilson Thomas demostró su sentido educativo en la organización del sonido: claridad y orden a tope.

La orquesta y el director se lucieron sin inútiles golpes de efecto, al servicio únicamente de la exposición musical, de la belleza estructural. Con Quiet city, de Copland, calentaron motores, y en la Quinta sinfonía de Shostakovich alcanzaron cotas de enorme calidad, tanto desde el punto de vista de la transparencia como desde la expresividad.

El allegretto fue primoroso, con unos pizzicatos impecables y una creación de climas de mérito gracias a la sección de violonchelos; en el largo llegaron a momentos de gran interiorización colectiva y en el allegro non troppo final estuvieron unos y otros sencillamente brillantes. Fue una lectura completa y atractiva, con un Tilson Thomas tan dominador como inspirado. Por esta orquesta no pasan los años: responde en conjunto y en los detalles con maestría, y jamás defrauda. Sir Colin Davis puede descansar tranquilo en la eternidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS