El proceso de escolarización acaba con más de 7.000 plazas vacantes

La Consejería de Educación ofertó en esta ocasión 51.742 plazas

Los resultados del proceso de admisión de alumnos en la Comunidad Valenciana para el curso 2013-14, que concluyó mediados de mes, prueban que la tendencia a la baja de la demanda escolar se agudiza debido a la natalidad y el retorno inmigrante. También delatan que, según los datos que maneja la Consejería de Educación, afecta sobre todo a los centros de titularidad pública, tal y como vaticinaban distintas entidades tras la implantación del distrito único en la mayoría de las poblaciones.

Un total de 7.523 plazas escolares han quedado sin cubrir en el conjunto de centros sostenidos con fondos públicos (de titularidad pública o concertados) para el primer curso del segundo ciclo de Infantil, es decir, para niños y niñas de tres años.

La consejería ofertó en esta ocasión 51.742 plazas, es decir, unas 3.000 menos que para el curso 2012-13, dado que se preveía un descenso de demanda. De ellas, 37.833 eran de centros públicos y 13.909 de centros concertados. Pero la demanda ha sido incluso inferior, de 44.890 plazas. Poco más de 30.000 familias han pedido centros públicos y 14.766, concertados. En estos últimos la demanda supera ligeramente la oferta.

Más oferta de idiomas

Educación ha encontrado una fórmula para ampliar la oferta en las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI), tras haber renunciado, al menos de momento, a ampliar las infraestructuras. Sin ir más lejos, 28.000 aspirantes se quedaron este curso sin una plaza en la EOI de Valencia. La alternativa elegida es la creación de más grupos de alumnos en las escuelas existentes, según se recoge en la nueva orden que regula su organización y funcionamiento.

Esta orden fue debatida este jueves con los sindicatos en la mesa sectorial. Los nuevos grupos deberán ser asumidos por el profesorado existente a condición de “mantener el horario de trabajo de los docentes”, según puntualizó la consejera de Educación, María José Català. Pero cada escuela podrá elegir la estructura de horarios que considere pertinente. Cada centro podrá optar entre crear cinco grupos de cuatro horas de clase a la semana por profesor, según informó la consejería, o bien mantener los cuatro grupos de cuatro horas y media semanales, más otro de dos horas por enseñante. También podrán juntar las dos horas de un profesor y las dos de otro para conformar un grupo de cuatro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS