Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El rock valenciano

Algunos de aquellos jóvenes, al menos los más inquietos, aspiraban a ser una única cosa: jóvenes

En Covers, el libro que editó la Universitat de València con motivo de la exposición de la que Alejandro Lillo y yo fuimos comisarios, hablamos del nacimiento del rock, de la música ligera como forma de expresión joven, incluso adolescente. ¿Crecer, madurar, envejecer? No, no. Algunos de aquellos jóvenes, al menos los más inquietos, aspiraban a ser una única cosa: jóvenes. Les parecía que lo de adulto era convertirse en un hipócrita, alguien que ha perdido la temeridad del muchacho que fue.

¿Un ejemplo? En Covers citamos entre otras una anécdota referida a The Rolling Stones. En una entrevista de 1964 a un Mick Jagger jovencísimo le preguntan: “¿Cuánto tiempo llevas con esto?”. Mick responde que ya está dos años en ello. Ya. “¿Y cuánto tiempo crees que seguirás haciéndolo?”, le insisten. “No sé. Nunca creí que llegara a durar dos años”, reconoce. “Ahora llevamos ya dos años grabando discos”, afirma. “¡Y todavía dicen que somos un grupo nuevo!”, se queja. Entonces, ¿cuánto tiempo podéis aguantar?, le pregunta el entrevistador. “No lo sé, la verdad”, admite. “Creo que por lo menos duraremos otro año”.

Por lo menos duraremos otro año. Los jóvenes roqueros nunca mueren. O sí: o bien literalmente se matan, o bien se acomodan, o bien envejecen. Punto y aparte. No: punto y seguido, pues muchos grupos y bandas de aquellas fechas han crecido y han envejecido. Con dignidad. Por ejemplo en Valencia.

En esta ciudad hubo rock y pop cuando Mick Jagger concedía dichas declaraciones. En 1964 e incluso antes, un nutrido grupo de jóvenes hacía suya la música ligera: para adaptar canciones de moda (covers) o para tocar sus propias composiciones. Tenían un repertorio, vaya. Y el Club Universitario era su centro, un espacio reservado para actuar. Para perderse…

En algún momento de los años sesenta, el almirante Carrero Blanco le dijo al Caudillo: Excelencia, estamos perdiendo a la juventud. No le faltaba razón al almirante. Los jóvenes, los valencianos por ejemplo, estaban imitando, reproduciendo, creando, inventando un rock local gracias a sus inquietudes, a su audacia y a las radios musicales que por entonces triunfaban. Con ello, sin saberlo, liquidaban la severa moral que habían heredado de sus mayores.

Ahora, la Universitat de València, bajo la dirección de Alfons Cervera e Isaac Ciscar, organiza unas jornadas sobre El pop y el rock valencianos de los 60. Se celebran los días 29 y 30 de mayo. O sea ya. Es cosa del Vicerrectorado de Cultura y del Fòrum de Debats. Habrá conferencias y debates ambas tardes. Dos conciertos en el claustro universitario clausurarán las sesiones. Intervendrán, entre otros, Enrique Ginés, Los Top-Son, Los Huracanes, Els 5 Xics, Vicente Fabuel, Lluís Miquel, Juan Puchades. ¿Se lo van a perder?

En 1974, diez años después de aquella entrevista a Mick Jagger, los Stones cantaban It’s Only Rock’n Roll (But I Like It). El lema de esta pieza se ha convertido en un tópico mil veces repetido. Sigue siendo cierto. Es solo rocanrol, pero nos gusta. En la parte coral de dicha canción, un solista ya célebre les ayudaba: David Bowie. Bowie ha ido embelleciéndose con distintos giros creativos. Y ha ido cumpliendo años. Nuestros roqueros locales, también.

Por eso, aún nos gustan.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción