Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía realiza inspecciones en depuradoras de la ría de Arousa

Esta operación se desarrolla después de que en abril se localizan dos ilegales en Boiro y Cambados

Agentes de la Policía autonómica y personal de Gardacostas practican inspecciones en una docena de depuradoras ubicadas en las rías de Arousa y Pontevedra, a raíz de una investigación abierta desde tiempo atrás, según han informado a Europa Press fuentes de la Vicepresidencia de la Xunta.

La investigación contra el fraude en la comercialización de productos pesqueros parte de la Policía Autonómica y de Guardacostas, pero ha sido informado el Juzgado Número 1 de Ribeira (A Coruña), aunque por el momento no se han practicado detenciones. El operativo ha llegado a diversos negocios de comercialización de mariscos en localidades de las rías de Arousa y Pontevedra, como en los municipios pontevedreses de Cambados, Poio y O Grove, entre otros. Esta operación se desarrolla después de que en el mes de abril la Policía Autonómica y Gardacostas localizaron depuradoras ilegales en Boiro y Cambados, aunque antes se habían dado otros casos en Muxía y Ferrol.

El alcalde de Cambados (Pontevedra), Luis Aragunde, ha confirmado  que varios de estos operativos han tenido lugar en esta localidad de la Ría de Arousa y, en concreto, ha afirmado conocer cuatro depuradoras ubicadas en su municipio en las que se han realizado inspecciones. Al respecto, Aragunde ha explicado que representantes de estas empresas le han trasladado que se trataba de inspecciones que si bien "no se realizan con mucha periodicidad" fueron definidas como "habituales" y "rutinarias". Estas inspecciones tienen por objetivo recabar información "sobre la trazabilidad del producto" y por ello han sido definidas como "positivas" por los empresarios al primer edil cambadés, quien ha resaltado la "profesionalidad" de las empresas depuradoras de la localidad. De hecho, después de que el mes pasado hubiese sido localizado en Cambados un galpón en el que se llevaba a cabo esta actividad de forma irregular, dos de las empresas afectadas por estas inspecciones, en las que todo está en orden --según trasladaron al regidor--, han valorado que se lleven a cabo actuaciones de este tipo, ya que entienden que suponen una "garantía" para su actividad.

En Poio, el operativo ha llegado a Mariscos Campelo, donde su propietario, Ramón Blanco, presidente de la Asociación Gallega de Depuradoras (Adage), ha criticado la actuación de policía y guardacostas al calificarla de "redada en toda regla". Blancoha evitado entrar en las causas del dispositivo hasta conocer en profundidad el desarrollo de los hechos --puesto que la inspección continúa en sus instalaciones--, ha rechazado que se trate de una actuación "rutinaria".

Así, y tras indicar que, por lo que él sabe, se detectaron irregularidades "mínimas" en algunos de los en torno a 12 establecimientos analizados, ha mostrado su descontento al asegurar que el disgusto en el sector es "mucho". Blanco ha circunscrito dichas irregularidades a la existencia de "alguna talla en discusión" del marisco que ha sido objeto de supervisión de los agentes.