Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide cárcel para la cúpula que saqueó Terra Mítica

El expresidente Esteban y los exdirectivos Navarro, Valverde y Rincón se enfrentan a altas penas

Les imputa delitos de estafa y contra Hacienda

El parque Terra Mítica en Benidorm.
El parque Terra Mítica en Benidorm.

El primer icono de la política de grandes eventos del PP valenciano, Terra Mítica, también se verá sometido a juicio. La Fiscalía Provincial de Valencia fijó ayer su petición de penas para cuatro de los principales responsables de la gestión del parque temático de Benidorm y los otros 33 directivos y empresarios que participaron en una trama para cobrar en 2000 y 2001 por trabajos no realizados y defraudar al fisco importes que alcanzaron los 4,4 millones de euros.

La Fiscalía pide para el ex presidente del consejo de administración de Terra Mítica Parque Temático de Benidorm Luis Esteban siete años de prisión y para el exdirector general Miguel Navarro, el ex director técnico Antonio Rincón y el ex jefe del departamento de Contratación Justo Valverde —cuñado del expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana— una pena de diez años de cárcel. Para el resto de imputados solicita penas que van desde los cinco años y siete meses hasta 53 años y cuatro meses.

A quienes formaron parte de la cúpula de Terra Mítica se les imputan delitos de estafa y contra la Hacienda Pública y —a excepción de Luis Esteban— falsificación en documento mercantil.

El ministerio público considera que, pese a que se contrataron distintas empresas para dirigir las obras de construcción de Terra Mítica, Miguel Navarro y Justo Valverde se pusieron de acuerdo con el empresario Vicente Conesa —responsable de las firmas C3 Ingeniería de la Construcción y Medio Ambiente y Desarrollo de Proyectos, Instalaciones y Mantenimientos— para sacar del control de la gerencia una parte de los trabajos del parque y conseguir colar un buen número de facturas. A estos documentos se los dotaban de “una apariencia de realidad, pese a que recogerían trabajos y suministros que no iban a ser reales, prestados por empresas que nunca iban a trabajar en dicho parque”. A Antonio Rincón, los antes citados le ofrecieron una comisión por participar en la trama.

La trama cobró trabajos ficticios y falseó facturas para defraudar el IVA

El empresario Vicente Conesa —para quien la fiscalía pide el comiso del chalet que posee la familia en Teulada, comprado con el dinero supuestamente estafado— estuvo implicado en un escándalo relacionado con la adjudicación supuestamente irregular del mapa sonoro de Benidorm en la etapa en que Eduardo Zaplana era alcalde. Para Conesa el fiscal pide una pena de 28 años y siete meses.

El propio expresidente popular se vio salpicado por los escándalos de Terra Mítica cuando dos empresarios implicados le acusaron, en una conversación con dos diputados socialistas, de cobrar comisiones ilegales durante la construcción de Terra Mítica a través de Vicente Conesa. Al final, el episodio quedó en nada.

En su calificación, el Fiscal pide que los que formaron parte de la cúpula del parque y los empresarios imputados paguen, en diferentes grados, un total de 7,8 millones de euros en concepto de responsabilidad civil.

El accidentado proceso judicial sobre las irregularidades relacionadas con la construcción de Terra Mítica arrancaron en abril de 2005 y, tras distintas vicisitudes, encaró su recta final el mes pasado. La Audiencia Provincial de Valencia transformó las diligencias previas en procedimiento abreviado y abrió el plazo a las partes personadas para que realizasen sus peticiones.

En el escrito de calificación, el fiscal relata que los autores intelectuales de la trama establecieron tres niveles distintos de empresas. Un nivel que fingía trabajos inexistentes y proveía de material a otras empresas. Un segundo nivel que recibía las facturas, emitía pagarés y retiraba dinero de las cuentas. Y, por último, un tercer nivel de sociedades que confeccionaba operaciones ficticias entre empresas y aminoraba las cantidades de IVA que tenían que pagar a la Agencia Tributaria.