Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el 13% el uso del comedor en las guarderías públicas de Barcelona

Un informe alerta que, en algunos centros, cuatro de cada 10 niños han renunciado al servicio

El número de niños que utilizan el servicio de comedor en las guarderías municipales de Barcelona entre septiembre de 2012 y enero pasado cayó el 13%, comparado con el mismo periodo del curso anterior. Esta es una de las cifras que recoge un infome del Instituto Municipal de Educación de Barcelona (IMEB) que fue entregado el pasado fin de semana a las Asociaciones de Padres y Madres de Familia (AMPAS).

Según el texto, “entre los meses de septiembre a enero de este curso se ha producio una bajada del nivel de utilización del servicio de comedor, en relación al mismo periodo del curso pasado, alrededor de un 13% de media”. El informe, sin embargo, alerta de que hay centros “donde la bajada ha llegada al 39%”.

Una portavoz del Ayuntamiento aseguró que este diagnóstico se corresponde “a una foto fija” y puede no ir paralelo con la situación actual. El documento Información del servicio de alimentación en las guarderías municipales fue realizado por el IMEB a petición de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Familia de Cataluña, Fapac.

El documento no hace referencia a las causas de la disminución en el servicio. Desde hace meses, sin embargo, las AMPAS advierten del impacto que la crisis está teniendo en las familias que tienen a sus hijos matriculados en los 94 centros de la ciudad, que ofrecen unas 7.900 plazas. El precio público para 2012-2013 establece el pago de 1.127 euros por la comida y la merienda (5,81 euros por día). El servicio es opcional y se paga en diez mensualidades.

“Antes, si la criatura caía enferma, te abonaban el importe de los días que no iba. Esto ya no sucede. Y, al contrario de lo que dice el Ayuntamiento, si tienes un problema a mitad de curso no tienes derecho a ningún tipo de bonificación ”, se queja Xavier Gómez, del AMPA de la guardería El Cotxet, en el barrio de La Marina de Port.

El informe advierte que “en el próximo curso, si la asistencia al comedor recupera los niveles habituales, se contemplará la recuperación de las horas de monitores que sean necesarias”. 45 escuelas modificaron sus horarios, cumpliendo directivas del IMEB.