Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC y Chacón pasan página

La dirección socialista da por cerrada la etapa de sintonía absoluta entre la exministra y Navarro después de la carta contra el derecho a decidir

El PSC y Chacón pasan página

“Carme Chacón es un gran valor para el PSC, pero antes que Messi estuvo Maradona o Cruyff”. La frase corresponde a un importante dirigente del PSC, que conoce bien el barcelonismo de la exministra y recurre a la metáfora para transmitir el mensaje de que la consideración que ha tenido la exministra en el partido puede haber llegado a su fin. Nada volverá a ser igual, coinciden en señalar varios miembros de la dirección. “La última ha sido muy grave”, remacha uno.

La “última” es la carta abierta a Pere Navarro que Chacón difundió horas antes de celebrarse la cumbre soberanista convocada por Artur Mas el pasado lunes, en la que la diputada en el Congreso le pedía a su primer secretario que no acudiese al encuentro. Deslealtad, gesto muy feo o grave error son algunas de las expresiones que emplea la dirección del PSC para calificar esa actuación de Chacón. “Carme tiene sus opiniones. Otra cosa es que se equivoca a veces en el cómo, el cuándo y el dónde”, remacha otro dirigente con el corazón partido entre Navarro y Chacón.

Si algo saca de sus casillas al primer secretario del PSC es que se airee en público la discrepancia política y así se lo transmitió a la diputada en la conversación que tuvieron el pasado día 6 por la mañana. “Esas no son maneras”, le espetó.

Desde el entorno de la exministra se quita hierro al incidente y a las heridas que pueda dejar en la relación con el partido. “Carme sigue a disposición de Pere y del PSC, empujando y trabajando por el proyecto socialista en Cataluña, sin reservas”, dicen. “Las relaciones que mantienen son fluidas y siguen hablando con franqueza y cordialidad, como siempre”, añade el entorno de Chacón.

No opina lo mismo uno de los dirigentes consultados. “La carta expresa que no hay suficiente comunicación ni confianza”, dice. La dirección del PSC se siente mal pagada con esa actuación de Chacón, después de que la apoyara a pies juntillas en el congreso de Sevilla en la batalla contra Alfredo Pérez Rubalcaba.

La lectura que se hace de la actuación de Chacón es que aspira a intentar de nuevo a hacerse con el liderazgo del PSOE, pero un dirigente del socialismo catalán no lo tiene tan claro. “Leer todos sus movimientos con esa clave es un simplismo”, dice. Pero sea cierto o no, la dirección coincide en que si se repitiera ese escenario el PSC no se volvería a mojar por Chacón como lo hizo entonces y es sintomático que las opiniones de la exministra no las ha secundado públicamente ningún cuadro de los socialistas catalanes. Eso no significa que parte de la militancia y alguna federación e incluso algunos dirigentes no compartan los argumentos de la exministra de que los socialistas deberían desmarcarse claramente del proceso soberanista, pero una cosa es eso y otra distinta desautorizar a Navarro a bombo y platillo.

“El derecho a decidir lo hemos colocado porque no teníamos más remedio, pero no es nuestra bandera”, admite sin reparos un dirigente para resumir las contradicciones que anidan en la dirección del PSC sobre la cuestión. Un repaso a los episodios de los últimos meses confirma esa tesis. El PSC votó en contra de la declaración soberanista del Parlament del 23 de enero que ahora ha suspendido el Constitucional, aunque cinco diputados no participaron en la votación.

Apenas un mes después, el 19 de febrero, los diputados del PSC en el Congreso se desmarcaron por primera vez del PSOE y votaron a favor de una consulta por el derecho a decidir. Así actuaron todos, excepto Carme Chacón, que quedó en tierra de nadie y no participó en la votación. Fue la primera desautorización en toda regla de la exministra a Navarro, quien llegó a advertir que Chacón no repetiría como cabeza de cartel por Barcelona en unas generales si no acataba el programa del partido. “Yo no me presenté con un programa que rompe España”, replicó la diputada, quién en el pulso con Navarro llegó a ponerle su escaño a disposición.

El paso de los días enfrió la tensión y parecía que ambos habían reconducido su relación tras el almuerzo celebrado en un hotel de Madrid el pasado 16 de abril. Horas antes Chacón había asistido a una conferencia de Navarro para visualizar también su acercamiento. Las conclusiones que extrajo la dirección de aquel encuentro se desvanecieron con la publicación de la carta.

“La gente entona y desentona rápido”, dice otro dirigente del PSC para referirse a Chacón, a la que le reconoce valía política y liderazgo, pero que también tiene claro que el PSC seguirá haciendo su camino. Seguramente sin pensar en ella como antes.