Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un edil de A Estrada confiesa que el alcalde amañó una oposición

El concejal se lo contó a un aspirante en una conversación en poder de la fiscalía

José López Campos
José López Campos

La conversación tuvo lugar el 31 de mayo de 2012 en el despacho del concejal de Deportes de A Estrada, José Pena, entre este edil y un empleado del Ayuntamiento que había acumulado tres años de contratos como monitor de las actividades municipales, a la vez aspirante a la plaza que el Gobierno municipal sacó a concurso. La grabación ha pasado ya por la mesa del titular de un juzgado de lo social de Pontevedra, que declaró el despido de este extrabajador como improcedente e impuso una indemnización al gobierno que preside el popular José López Campos de 4.468 euros. Y ahora está también en manos de la fiscalía provincial de Pontevedra que ha recibido una denuncia para que investigue el presunto amaño de una oposición en el municipio pontevedrés con la intención de premiar a un conocido del alcalde que acabó ganando el empleo público como monitor de deportes.

En dicha charla —que fue incorporada como prueba al pleito civil y que ahora sirve para iniciar el procedimiento penal— el trabajador del Ayuntamiento y aspirante en el concurso dialoga con su entonces jefe y edil de Deportes, Nuevas Tecnologías y Participación Ciudadana, José Pena, sobre la oposición que ha convocado el gobierno municipal. Ambos interlocutores elucubran durante un primer momento sobre la posibilidad de que uno de los aspirantes —el que finalmente resultó elegido— pudiese acceder al contenido de las pruebas antes de que estas se celebren. Según figura en la transcripción y el CD de audio ahora en manos del fiscal, la conversación transcurrió así:

Concejal: “Si se las pasan, estamos jodidos”.

Trabajador: “Hombre, yo te voy a ser sincero, a mí me huele fatal, porque...”

Concejal: “Ah, no, no, no, yo sé que va a... no sé, no dio nombres pero sé que van a apostar por \[cita el apodo de la persona que al final obtuvo la plaza\], así de claro, bueno. El nombre no hace falta que te lo diga yo (risas)”.

Despidos nulos e improcedentes

La llegada de José López Campos a la alcaldía tras las elecciones de 2011 en sustitución del socialista José Antonio Dono derivó en una sucesión de despidos de trabajadores del Ayuntamiento que ha supuesto una sangría para las arcas municipales. De los cuatro empleados que han acudido a los tribunales, la justicia ya ha fallado en tres pleitos a favor de los demandantes, con el consiguiente cargo para las arcas municipales. Como ejemplo, el caso de una técnico local de empleo que trabajaba en el departamento de personal del Ayuntamiento pontevedrés. El alcalde dio órdenes de despedir a esta integrante de la ejecutiva local del PSOE. El fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia establece que su despido fue nulo y exige su readmisión.

El Gobierno Local además de reincorporarla a su puesto de trabajo tendrá que pagarle además una indemnización de 39.000 euros, dado que ya anunciado que no presentará recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Además del fallo en contra del despido del técnico de deportes que ahora ha presentado una denuncia a la fiscalía, decretado improcedente y que ha costado a las arcas municipales 4.468 euros, otra sentencia ha caído del lado de una extrabajadora municipal. El Ayuntamiento deberá abonarle a esta exempleada más de 20.000 euros. Hay todavía un cuarto caso pendiente de juicio.

En otro extracto del diálogo, el edil de deportes se muestra aún más explícito y asegura que fue el regidor y exdiputado autonómico por el PP, José López Campos, quien se comprometió a ayudar a ese mismo aspirante que ganó el puesto. La transcripción en poder de la fiscalía relata así ese pasaje:

Trabajador: “Hostia... ¿Y a ti entonces qué te comentaron más o menos? Que por el que iban a apostar era por ese, ¿no? Ya lo veía un poquito claro yo también”.

Concejal: “Y entonces le pregunté: ‘¿Y el examen cómo va a ser?’. Va a ser un tipo test y un caso práctico, pero bueno... Y me dijo José \[López Campos, alcalde de A Estrada\] que había que, bueno, echarle una mano aquí, a ver si ayudamos a \[cita el apodo del opositor que finalmente se hizo con la plaza\] y tal, ya ves...”

La conversación entre jefe y subordinado —entre el concejal de Deportes y el empleado que había desempeñado el puesto de monitor durante más de tres años de contratos encadenados y opositaba en aquel momento a quedarse la plaza— no concluye ahí. El edil acaba explicitando sus dudas acerca de la limpieza del proceso de contratación abierto por su gobierno. Lo admite directamente en el siguiente tramo de la charla:

Concejal: “Si fueran limpias, ganaba cualquiera, eh, yo espero que sean limpias pero...”

Trabajador: “Pero no”.

Concejal: “No, no creo, no sé”.

El diálogo, en un tono amistoso y cercano, incluye alusiones al director de Recursos Humanos del Ayuntamiento de A Estrada, integrante del gabinete de la alcaldía. El aspirante a la plaza de monitor sostiene que es este cargo político el que va a pasarle las preguntas al opositor. La denuncia pide al fiscal que tome declaración al alcalde de A Estrada, José López Campos, al edil que figura en la grabación, José Pena y se interrogue también “a todos y cada uno de los funcionarios públicos” que integraron la comisión de selección de la plaza de técnico de deportes del Ayuntamiento de A Estrada convocada en junio de 2012.

Consultado por este diario, el alcalde de A Estrada atribuye la denuncia a un extrabajador que pretendía hacerse con un puesto de trabajo en los tribunales, garantiza la limpieza en las oposiciones “que no recibieron ninguna reclamación” y descarta que él hubiera pedido a su edil “echar una mano” al aspirante que acabó haciéndose con el puesto. “No tendría ningún sentido puesto que las pruebas las juzga un tribunal. No le doy ninguna importancia”, aseguró a este diario López Campos.