Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a la Bienal d’Art Contemporani Català tras 37 años

La organización no ve cómo llegar a los 34.000 euros que cuesta organizar la edición de 2014 por la ausencia total de mecenas

La Bienal d'Art Contemporani Català ya no llegará a su edición de 2014 después de 37 años y 18 ediciones a falta de 10.000 euros que habitualmente aportaban los patrocinadores a este certamen, ha explicado en declaraciones a Europa Press el fundador de la bienal, Josep Canals. Pese a que las administraciones públicas han mantenido su aportación a este evento -12.000 euros el Ayuntamiento de Sant Cugat y 12.000 la Generalitat-, la organización no ve cómo llegar a los 34.000 euros que cuesta organizarla por la ausencia total de mecenas, que últimamente había cubierto la CAM.

De hecho, la edición 2012 -que está terminando su recorrido itinerante-, ya no contaba con patrocinadores tras el cierre de la CAM, y siguió adelante por la confianza de su organizador en encontrar otro sponsor. Este ecenas no ha llegado y, tras financiar su galería este diferencial de unos 10.000 euros, le ha ocasionado "serias dificultades" a su galería, Canals-Galeria d'Art, hasta el punto de que se plantea si seguir abriendo las puertas a partir de setiembre. Aunque ha sopesado reconvertir la bienal en una versión más humilde o centrarla solo en Sant Cugat, de momento ha anunciado la suspensión de este certamen, en el que artistas y jurado cobran sus nóminas "como profesionales que son". La suspensión de esta bienal ha comportado también la eliminación de un puesto de trabajo directo -de la persona que gestionaba el certamen- y "numerosos" indirectos, desde imprenta, web y los propios artistas.

Esta bienal nació en 1977 de la mano de Canals como plataforma de los nuevos artistas emergentes y ha proyectado desde sus inicios a importantes figuras del arte contemporáneo como Pep Agut, Ignasi Aballi, Tom Carr, Lluís Lleo, Sergi Barniles y Susanna Solano, entre otros. Canals ha atribuido esta situación al incremento del IVA y ha asegurado que la suspensión de esta bienal perjudica gravemente a la cultura catalana y española, que cada vez es más partidaria de organizar grandes exposiciones sobre artistas como Salvador Dalí y de Pablo Picasso, sin dar paso a los nuevos creadores, ha lamentado. En este sentido, ha lamentado que estas políticas culturales incrementan también a aumentar el paro juvenil y de las nuevas generaciones llamadas a renovar la cultura.