Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
empresas

Alestis se queda sin dinero para los 272 empleados afectados por el ERE

Las discrepancias entre Gaizka Grajales y Airbus frenan la entrada de capital

Fachada principal de la empresa Alestis.
Fachada principal de la empresa Alestis.

Alestis tiene gravísimos problemas financieros. La segunda aeronaútica española, todavía con capital vasco, hasta que no se materialice la venta a Airbus del 38,11% que posee Alcor SL en la compañía andaluza, apenas si tiene liquidez hasta junio.

El presidente del consejo de administración de Alestis, Antonio Valverde, ha comunicado a su socio de referencia Airbus Military, que no tiene dinero para hacer frente a las obligaciones contraidas por la administración concursal —de la que Airbus como acreedor es parte— con los 272 trabajadores afectados por el ERE.

Alestis está en concurso de acreedores y la administración judicial que busca la viabilidad del grupo, ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para extinguir 234 contratos en Alestis Aerospace y suspender temporalmente otros 38 en Alestis Aerospace Manufacturing SLU.

Valverde traslada sus temores al presidente de Airbus, Domingo Ureña y le llega a decir que a Alestis le resulta “absolutamente imposible” afrontar las condiciones extintivas pactadas (con los trabajadores) ya que incluso contando con el último préstamo finalista concedido por Airbus de 10 millones de euros solo pueden hacer frente a los pedidos en curso de la propia Airbus y a las nóminas de los trabajadores en plantilla “hasta aproximadamente el mes de junio de 2013”.

Airbus pide cinco millones de fianza a Grajales hasta diciembre de 2014

En una comunicación con tintes dramáticos explica a Airbus que su consejo no puede tomar ninguna decisión tendente a ejecutar el ERE, mientras no disponga de los fondos para hacer frente a las indemnizaciones y las obligaciones sociales contraídas, y le pide dinero para capitalizar la compañía.

El problema para Airbus es que se le ha cruzado la compra del 38,11% de las acciones que tiene Alcor, la empresa vasca capitaneada por el que fuera presidente de Alestis hasta el pasado año, Gaizka Grajales, y al que forzaron a dimitir del cargo —tiene el 36% de Alcor— cuando la compañía atravesaba importantes dificultades financieras y se encontraba al borde de la bancarrota.

De hecho, su salida de la dirección coincidió prácticamente con la entrada del grupo en concurso de acreedores y con el preacuerdo a tres bandas —Alestis, Alcor Airbus— para que el consorcio europeo tomara el control de la compañía y garantizar la vialidad de Alestis, y la entrega en plazo de las piezas del Airbus 350, el avión prácticamente construido en fibra de carbono.

Airbus tiene pendiente la compra de las acciones de Alcor y no acaba de llegar a un acuerdo con Grajales para cerrar la operación que supondría 16,2 millones para Alcor, y de ellos 6,4 aproximadamente para el empresario vasco. Y mientras Airbus no cierre el contrato con las salvedades que quiere incorporar, no va a recapitalizar Alestis.

El principal obstáculo para el cierre del contrato de compraventa se centra en que Grajales no quiere asumir una fianza de cinco millones de euros que le pide Airbus hasta el 31 de diciembre de 2014, para “evitar sorpresas y eventuales contingencias” que podrían mermar el valor de Alestis.

Aunque no lo cita, Airbus se refiere a hechos como el que acaba de ponerse en conocimiento de los miembros del consejo de administración de la andaluza.

En el último punto del celebrado el pasado 26 de abril figura una sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla en la que esta ratifica la condena a Alestis al pago de 657.000 euros a la catalana Ficosa, más los costes del proceso. Pero es que, además, varios bufetes de abogados reclaman minutas a Alestis que ésta rechaza.

Airbus desconfía de que pueda haber más problemas de ese tipo después de los citados antecedentes. Alestis, con Grajales al mando, ha pasado de crear una empresa con carga de trabajo para una década y contratos por 2.400 millones con mucho valor añadido, a iniciar la venta todas sus acciones después de dejarla en la quiebra e inmersa en un concurso de acreedores que ha mandado a la calle a 234 empleados.

A la vista de que esas negociaciones pueden alargarse el presidente de Alestis le pide al de Aiurbus Military, Domingo Ureña que le precise “cuándo se va a producir la toma de control de Alestis” por parte de Airbus, “y la capitalización del mismo”.

En un tono menos preocupado Domingo Ureña le respondió en un documento sellado como “Confidencial” el pasado día 8 de abril. “Me veo precisado a recordar que la Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía, Soprea, se comprometió a aportar 12,5 millones de euros para ser destinados a esas compensaciones”, le viene a pasar la pelota.