Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre de Iñigo Cabacas: “Tenía lágrimas de sangre en los ojos”

La madre de Iñigo pide justicia para su hijo "que estaba ayudando a una chiquita".

Manuel Cabacas: "No soy de la izquierda abertzale, elegi a Gorizelaia por que le vi fuerte"

El Departamento de Seguridad ha apartado de sus funciones actuales a seis agentes

Las cintas policiales: "Entren al callejón con todo lo que tenemos"

Los padres de Iñigo en el Parlamento

La madre de Iñigo Cabacas, Josefina Liceranzu, le ha dado un revolcón a la comisión de Instituciones a Interior del Parlamento vasco, con el breve y desgarrador relato del fallecimiento de su hijo. Acompañado de su marido, Manuel Cabacas, ha calificado la muerte de Iñigo de una "atrocidad que le puede pasar a cualquier madre" . "Lo mataron por la espalda cuando atendía arrodillado a una chavalita y se desplomó". Cuando Josefina llegó al hospital y lo vio, después del pelotazo aseguró que se le paró el corazón: "Mi hijo tenía lágrimas de sangre en los ojos, le salia sangre por las orejas, pero tenía lágrimas de sangre en los ojos. Pedimos justicia y que se esclarezca la verdad", ha dicho.

Manuel Cabacas y Josefina Lizaranzu perdieron a su hijo el pasado año, el nueve de abril, cuatro días después del pelotazo fatal de la Ertzaintza que le llevó al hospital. Estaba con unos amigos tras el encuentro de fútbol entre su equipo, el Atlethic, y el Shalke 04. Tuvo la mala suerte de estar en el lugar equivocado el cinco de abril de 2012, a la hora equivocada. Un largo año después la investigación apenas si ha avanzado. El juzgado número 10 de Bilbao sigue con la instrucción pero a día de hoy no hay imputados, y tan sólo se han producido movimientos internos en el Departamento de Seguridad, que ha apartado a seis agentes, después de hacer público el contenido de las cintas con las comunicaciones de radio entre los agentes y los mandos.

"Quiero agradecer

a la mayoría de

la Ertzaintza"

Aquel día la celebración después de un partido en San Mamés, se transformó en tragedia. Esta mañana el primero en tomar la palabra ha sido su marido, Manuel Cabacas, quien emocionado y nervioso, pero terriblemente sincero, se ha mostrado dolido porque ni la investigación judicial ni la policial hayan dado resultados un año después. Sin embargo, ha tenido fuerza para agradecer incluso a la Ertzaintza, "a la mayoría de los miembros de la Ertzaintza, porque sé que lo están pasando mal". Frente a la críticas al consejero de Interior anterior, el socialista Rodolfo Ares, a quien acusó de engañarles, tuvo unas muy próximas palabras para un policía vasco amigo de su hijo, a quien llamaban Trasto desde pequeño, y a quien le dio todo su apoyo porque, según ha dicho casi con lágrimas en los ojos "también lo está pasando mal".

Manuel quería despejar dudas y en un gesto inusual ha explicado por qué su abogada es la representante de la izquierda abertzale Jone Goirizelaia: "¿Por qué cogí a una abogada de la izquierda abertzale? Me lo preguntan en la calle, pero me la presentaron, había que elegir a uno y fue la elección más dífícil de mi vida, pero la vi fuerte, no por ideología,  lo sabe todo el pueblo no es por ideología, quería aclararlo, para quien todavía tenga alguna sospecha, que se la quite", ha dicho. En otro relato intenso, Manuel ha querido centrar la comparecencia a petición propia: "Estamos aqui para pedir justicia por mi hijo es una víctima inocente, inocente".

"Aquella actuación fue desproporcionada"

  "Aquella actuación fue desproporcionada, y le planteamos a la comisión una modificación legal para corregir esos fallos que hemos detectado", ha pedido la abogada Jone Goirizelaia. "No hagan lo que han hecho otros, escudarse en la investigación judicial, pueden hacerlo, pero si ayudan la investigación judicial saldrá reforzada", ha asegurado Goirizelaia.

La abogada ha reclamado las cintas de vídeo de aquel día. "Es notorio que la Ertzaintza graba todas sus actuaciones", y recordó que la dirección de la Erztaintza dijo en su día que habían autorizado la colocación de siete cámaras en la zona de los hechos. "Sin embargo las grabaciones no están en el procedimiento y si están en algún sitio no han sido aportadas a la investigación judicial. Que nos digan si están, y si no están que nos digna qué se ha hecho con ellas".

El caso, que sigue en fase de instrucción en el juzgado número diez de Bilbao, apenas si ha avanzado, el manos en cuanto a imputados.  Las únicas acciones han sido, de momento del Departamento de Seguridad, que ha apartado de sus funciones actuales a seis agentes de la Ertzaintza implicados en los sucesos. Se trata de seis agentes que participaron en el operativo policial desplegado en el centro de Bilbao. Seguridad decidió desvincular a estos seis ertzainas de las funciones que realizaban en comisaría al considerar que las grabaciones hechas públicas  podían condicionar su trabajo ordinario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >