Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novias a la fuga, de la crisis

El sector nupcial apuesta por mercados internacionales como Asia o Sudamérica

Pronovias cierra esta noche la jornada de desfiles en la pasarela Gaudí

Ensayo del desfile de Pronovias que se celebra esta noche.
Ensayo del desfile de Pronovias que se celebra esta noche.

En las próximas bodas, algo prestado, algo azul y algo viejo, venga de donde venga; pero el algo nuevo, mejor con sello español. La moda nupcial capitaliza, cada vez con más fuerza, un sector que torea la crisis y se atreve a crecer, según las últimos datos de 2011, un 12,5% más que el año anterior. Esta industria debe su bonanza económica al volumen de trajes que las firmas exportan a las novias de medio mundo.

“Pretendemos que nuestra expansión internacional vaya creciendo y la verdad es que, exponencialmente, cada día es mayor. Solapamos el problema de que aquí haya menos bodas con abrirnos, por ejemplo, al mercado europeo”, explica la diseñadora Matilde Cano. Según los últimos datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), el sector nupcial español se ha convertido en el segundo exportador mundial de trajes de novia –solo por detrás de la fabricación en serie de China- con una facturación, en 2011, de 341 millones de euros.

El auge de la industria se vislumbra también en la semana de las novias de Barcelona, la Barcelona Bridal Week (BBW) que se celebra estos días –hasta el 5 de mayo- en el Recinto Gran Via Fira de la capital catalana. De los 230 diseñadores que desfilan este año por la pasarela barcelonesa, la mitad son españoles. "Tenemos que seguir apostando por un buen trabajo, de calidad, diferente y que nos separe de lo que están haciendo en otros países”, alega la modista Isabel Zapardiez, que inició ayer la jornada de desfiles en la BBW y se llevó grandes ovaciones por su colección.

La moda catalana, por su parte, se confirma como el principal exportador dentro del conjunto de la marca España. Durante el 2011, el 43% de los vestidos españoles salieron de Cataluña y las ventas al extranjero supusieron 148 millones de euros. Con firmas de la talla de Rosa Clará – el 60% de su facturación se realiza en el extranjero- o Pronovias _que hoy cierra con su desfile el Gaudí_, la comunidad se consolida como la cabeza visible de la moda nupcial. ““Lo que salva al sector es haber hecho los deberes, sobre todo en una ciudad como Barcelona con una pasarela internacional como esta”, apunta el modisto Hannibal Laguna.

La internacionalización del mercado ha hecho que el sector no se resienta por la crisis, o al menos, no tanto. “Aunque, proporcionalmente, haya habido un bajón general, el sector sigue avanzando en positivo”, apunta Cristina Arana, diseñadora de la firma Raimon Bundó. Sin embargo, los modistos reconocen que también han tenido que apretarse los cinturones y tomar medidas para adaptar sus propuestas a los bolsillos más austeros: “Hemos tenido que variar las colecciones. Seguimos haciendo colecciones para España, con unos precios adaptados a la realidad del mercado y, por otra parte, hacemos colecciones para el extranjero, donde nos podemos permitir otras licencias, cortes o volúmenes”, reconoce Laguna. El diseñador señala, además, al mercado asiático como el nuevo punto de venta: "Se va a consolidar”.

“La única medida hoy por hoy para la crisis es hacer un producto de máxima calidad, made in Spain, que tenga nuestro sello particular. Es importante fabricar en España, dar ese valor añadido de diseño y de producción a nuestros productos”, alega Matilde Cano. Hannibal Laguna, añade, convencido, que “el trabajo bien hecho” es lo que han premiado los mercados internacionales: “Tenemos buena fama porque somos creativos y mezclamos el diseño de autor con la industria. El trabajo bien hecho durante tantos años es lo que nos ha mantenido vivos”.

Un Ejemplo a seguir

JESSICA MOUZO

El éxito del sector nupcial catalán en el mundo no ha pasado desapercibido a ojos de la Administración pública. EL consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha puesto por las nubes a la industria de la moda nupcial hasta considerarla un referente a seguir por la economía catalana para afrontar sus deudas. Durante la inauguración, esta mañana, del Salón Internacional Profesional Noviaespaña, Puig ha elogiado el poder que tiene el sector para captar la atención internacional y atraer las inversiones extranjeras: “Es una muestra más de la vitalidad de la moda catalana y de nuestra capacidad de situarnos como referente en Europa y en el mundo”.

El titular de Empresa y Empleo ha certificado que el turismo, la exportación y la captación de inversiones que promueven empresas como las grandes firmas de trajes de novia son “las únicas posibilidades” que tiene la comunidad para pagar sus deudas. Tanto es así que Puig ya ha asegurado que la Generalitat continuará apoyando, en la medida de lo posible, iniciativas como el Salón, aunque también ha insistido, por otra parte, en la necesidad de colaboración entre el sector público y privado para mantener eventos como la Barcelona Bridal Week: "Garantizando este modelo de buena concertación, estoy convencido de que a donde no lleguen los recursos públicos llegará el empuje del país".