La guerra de las mariscadas

El Ayuntamiento de Tomares reconoce que pagó copas y comidas con fondos públicos El alcalde dice que son gastos “legales” y pide una auditoría

El alcalde de Tomares (Sevilla), José Luis Sanz.
El alcalde de Tomares (Sevilla), José Luis Sanz.JULIÁN ROJAS

Una lubina de kilo y medio, 60 euros; un cuarto de lechazo al estilo de Burgos, 38 euros; dos botellas de vino, 40 euros. Junto a paquetes de tabaco, combinados en copa de balón o gambas de 200 euros el kilo, esta relación de productos y precios se desprende de unas facturas del Ayuntamiento sevillano de Tomares (PP) denunciadas el pasado martes por el portavoz del Partido Andalucista (PA), Alberto Mercado. El importe de estos recibos se cargaba como gastos de protocolo. La acusación del andalucista no solo ha abierto el cruce de reproches entre el equipo de Gobierno de José Luis Sanz, que acepta estos pagos, y los grupos de la oposición, sino también el debate sobre la permisividad de gastos de este tipo en tiempos de crisis. Además de alcalde de Tomares (22.772 habitantes), Sanz es el secretario general del PP en Andalucía: la mano derecha del líder, Juan Ignacio Zoido.

El municipio sevillano pagó tabaco, copas de balón y gambas de 200 euros el kilo

Después de anunciar que se investigará cada uno de estos recibos, Sanz y el primer teniente de alcalde, Eloy Carmona, han defendido este viernes su legalidad. “Este equipo de Gobierno no tiene nada que ocultar y está muy tranquilo, dejando claro que todas las cuantías [de las facturas denunciadas] responden a lo que la ley permite cargar a protocolo”, asegura el primer edil. “Las facturas son nuestras y están contrastadas. Son 100% legales, transparentes y avaladas por el interventor municipal. No son de irnos de juerga con nuestros amigos ni de sufragar acciones del PP andaluz o de Sevilla”, añade Carmona.

Ante este revuelo de recibos, el Ayuntamiento solicitará a la Cámara de Cuentas de Andalucía que lleve a cabo una auditoría de las cuentas municipales de los cuatro últimos mandatos. Esta petición se produce después de que los grupos de la oposición anunciaran que solicitarían al Tribunal de Cuentas que “intervenga” la contabilidad del Consistorio. “Es urgente que se aclaren con la mayor celeridad posible estos gastos”, pidió la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Cristina Pérez.

Las polémicas facturas (que van desde 110 euros a 518) se remontan a entre 2007 y 2009, cuando los populares gobernaban el Ayuntamiento en coalición con el PA. En esa etapa, Mercado era teniente de alcalde y se encargaba del área de Cultura. A tenor de las declaraciones de ambas partes, lejos parece haber quedado esa unión. Los populares encuadran dichos recibos en la propia gestión del andalucista. “Aquí lo vemos [a Mercado] comiendo marisco en un acto protocolario”, afirma el popular mostrando una fotografía. “Es más, en 2009 se creó una partida específica de más de 450.000 euros para su departamento en concepto de atención protocolaria”, añade en referencia a un informe del interventor municipal.

Las facturas son 100% legales, transparentes y avaladas por el interventor municipal
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Eloy Carmona, teniente de alcalde

“No tengo nada que temer ni que ocultar”, se defendió Mercado, quien denuncia que el Ayuntamiento les embargó los recibos cuando los consultaban. “A saber cuántas facturas de este tipo no hemos visto”, añadió.

Pasando a la política del “y tú más”, Carmona ha cargado contra los socialistas (que gobernaron el municipio entre 1999 y 2007) al calificarlos como los “grandes derrochadores en protocolo”. “En esos ocho años, el PSOE gastó 548.000 euros, lo que suponía una media mensual de 5.600 euros. Este equipo de Gobierno ha reducido un 93% esta partida. Hoy, cada mes, se gastan unos 400 euros”, explica Carmona mientras enseña algunas de las facturas de la etapa socialista. “Una de ellas es de un reloj de caballero por valor de 400 euros. ¿En qué muñeca estará?”, se pregunta.

En esta línea de defensa, Carmona ha acusado al andalucista de dejar un agujero de 600.000 euros en el departamento que ocupaba durante su Gobierno y una subvención de 18.000 euros sin justificar para una muestra de artistas irlandeses en la que participaba su hermano.

Los recibos denunciados por el PA oscilan entre 110 y 518 euros

A la hora de justificar este tipo de gastos en tiempos de crisis, el presidente de los populares en Andalucía, Juan Ignacio Zoido, se mostró el jueves convencido de que eran “entendibles”. “Vistos los importes de las facturas que están en el régimen de protocolo y las personalidades que visitan Tomares, localidad que está cogiendo un auge de repercusión a nivel regional, no tengo ni la menor duda de que el alcalde lo va a justificar absolutamente todo”, apuntó Zoido, tras declaraciones de Mercado en las que señalaba que estas facturas representan “la inmoralidad y la falta de ética” de los populares. “Con ese dinero se atiende a invitados de galas benéficas, escritores de la Feria del Libro, rectores de Universidades, magistrados de la Audiencia Nacional o del Tribunal Supremo. Como invitados que son, Tomares debe saber atenderles”, añade Carmona a las palabras de Zoido.

Junto a la petición de una auditoria, Carmona ha anunciado que el Ayuntamiento creará dos comisiones más: una especial de cuentas, en la que participarán todos los grupos municipales; y una segunda de reclamaciones y sugerencias, en la que los ciudadanos podrán acceder a toda la información. “El equipo de Gobierno quiere poner luz y taquígrafos. No tenemos nada que ocultar. Y qué mejor prueba que actuar con transparencia”, apunta.

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS