Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez de Gürtel imputa al alcalde de Castellón por contratar a El Bigotes

El magistrado implica a otros cuatro cargos por adjudicar a dedo contratos a Orange Market

Alfonso Bataller, alcalde de Castellón
Alfonso Bataller, alcalde de Castellón

El juez José Ceres, que instruye el caso Gürtel en Valencia, ha imputado al alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, y a otros cuatro cargos de la Administración autonómica por haber adjudicado a dedo contratos a Orange Market, la empresa de la trama que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes.

La rama valenciana de Gürtel consta de seis piezas separadas, tres de las cuales se abrieron hace pocas semanas. Una de ellas, en la que han sido imputados los cinco cargos además de los cabecillas y varios trabajadores de la trama, se refiere a la adjudicación de 76 contratos a dedo a la red, que según la Fiscalía Anticorrupción eran fraccionados irregularmente para que no sobrepasaran el límite que hubiera obligado a tramitarlo con procedimientos más exigentes, como el concurso público.

Uno de esos contratos, que firmó el alcalde de Castellón, por entonces director general en la Consejería de Sanidad, tuvo como objeto la realización del "Acto premios salud y sociedad 2007". La organización de ese tipo de actos era la especialidad de Orange Market. El juez Ceres señala en la resolución conocida este jueves que Bataller y el resto de nuevos imputados tuvieron una "presunta y aparente intervención relevante" en la decisión de contratar a El Bigotes, que según la Fiscalía Anticorrupción violaron los principios de igualdad, publicidad y libre concurrencia que deben respetar las Administraciones.

Los otros cargos imputados por el juez Ceres son Rafael Peset, también responsable de la Consejería de Sanidad, por haber contratado la organización del mismo premio que Bataller pero en la edición de 2006; Clara Abellán, que era directora general de Bienestar Social y suscribió tres contratos con Orange Market en 2006 y 2007; Antonio Santo Juan, responsable de la empresa de medio ambiente de la Generalitat Vaersa y presidente del comité de empresa por UGT, y Arantxa Vallés, exgestora de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional.

Según fuentes jurídicas, la imputación de Vallés se debe a la declaración efectuada en su día por Dora Ibars, también imputada en la causa, y destituida dos veces en menos de seis meses por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, del cargo de directora general de Promoción Institucional.

Se da la circunstancia de que Bataller accedió a la alcaldía de Castellón en el verano de 2011 en sustitución de Alberto Fabra, actual presidente de la Generalitat. Fabra había sido a su vez elegido por el presidente del PP, Mariano Rajoy, para sustituir a Francisco Camps, a quien su partido presionó para que dimitiera después de que el juez José Flors lo sentara en el banquillo por el Caso de los trajes, una de las derivadas de Gürtel en Valencia.

Las otras piezas separadas investigan la supuesta financiación ilegal del PP valenciano en la época de Camps, el fraude cometido en la cobertura de Canal 9 de la visita del Papa a Valencia en 2006, las adjudicaciones por cinco millones de euros de la feria turística Fitur y varios delitos fiscales.

Los nuevos imputados han sido citados a declarar en el Tribunal Superior de Justicia valenciano entre mayo y junio. El alcalde de Castellón lo hará el 6 de junio.

"Estoy súper tranquilo"

Lorena Ortega

Al alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, le han abordado los periodistas este jueves tras trascender su imputación en la sede del Ayuntamiento. Bataller ha afirmado tener "la conciencia súper tranquila" y estar convencido de que saldrá "indemne" de la investigación judicial en la que acaba de quedar inmerso.

A Bataller le han preguntado si no creía que el partido debería adoptar medidas respecto a él, dada la postura sobre los imputados que ha venido repitiendo el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. El alcalde de Castellón se ha limitado a contestar que las decisiones que pueda tomar el partido no dependen de él.

Para quitarle hierro al asunto, Bataller ha recordado que ya declaró por el contrato suscrito con Orange Market. No ha indicado, sin embargo, que cuando lo hizo fue como testigo, en el juicio por cohecho contra Francisco Camps y Ricardo Costa, y que en aquel momento la contratación fragmentada de la Generalitat con la empresa de la trama Gürtel no había llegado al tribunal valenciano.