Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
interior

Seguridad asegura que no cerrará ninguna comisaría de la Ertzaintza

Los sindicatos denuncian que retoma planes pasados

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, durante su comparecencia en el Parlamento.
La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, durante su comparecencia en el Parlamento.

“Gestión coordinada y unificada” de comisarías, no cierre. Es la explicación que la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, dio en reiteradas ocasiones ayer durante su comparecencia en el Parlamento para explicar la reestructuración de la Ertzaintza en la que su departamento trabaja ya.

La consejera presentó el plan estratégico en la Cámara a petición de los socialistas, un documento que aún no está finalizado. Al mismo tiempo que los sindicatos Erne y ELA se manifestaban frente a la comisaría de Erandio para denunciar la posible fusión de las comisarías de Basauri y Galdakao, y las de Azkoitia y Zarautz, Beltrán de Heredia aseguró que se trata de unificar su gestión, “nada de cerrar comisarías ni reducir servicios policiales ni asistenciales a nadie”. Los sindicatos insistieron en sus denuncias y aseguraron que esto supone “sacar del cajón” planes que ya se habían esbozado en legislaturas anteriores.

La consejera puso el foco en lo contrario, en que las comisarías podrán contar con más efectivos en Seguridad Ciudadana como consecuencia de la supresión de la Brigada de Refuerzo creada por el anterior consejero, Rodolfo Ares, y de la unidad de acompañamientos, que hasta ahora realizaba tareas de contravigilancia para proteger a mujeres maltratadas.

Beltrán de Heredia negó que se vayan a cerrar comisarías o a reducir el número de agentes y aseguró que redistribuirá efectivos, ya suprimirá la Brigada de Refuerzo y la unidad de acompañamientos, centrada en proteger a amenazados por ETA y reciclada después para hacer contravigilancias con maltratadas. Los agentes, 454, serán reubicados en Seguridad Ciudadana.

Sobre las Fuerzas de Seguridad del Estado, la consejera aseguró que ha enviado una misiva al Ministerio del Interior para que convoque la Junta de Seguridad, ámbito en el que se debe analizar el posible repliegue de las mismas en Euskadi ante el nuevo tiempo. Una nueva situación sin la violencia de ETA que la consejera entiende como una oportunidad para “corregir la realidad de una policía reactiva y lejana”, una aseveración que generó las críticas de PP y UPyD. “Los delincuentes y los amigos de los delincuentes sí la sienten lejana”, respondieron ambos partidos durante el turno de los grupos.

El PP denunció un “recrudecimiento de actos” relacionados con la banda, mientras que EH Bildu censuró que no haya una “autocrítica” sobre el pasado de la Ertzaintza y denunció el “agravio” de quienes sufrieron las “vulneraciones de derechos” de la policía vasca, personas que, censuró, están condenadas a la “invisibilidad”.