Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta contra los recortes docentes prende en un pueblo de 500 habitantes

Los vecinos de Otos se encierran por la supresión de un aula y dos maestros

Vecinos de Otos concentrados anoche en el aulario del CRA Cova de la Carbonera.
Vecinos de Otos concentrados anoche en el aulario del CRA Cova de la Carbonera.

La primera protesta de los afectados directos por los recortes que el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana anunció el día 5 tiene como escenario Otos, un pueblo de menos de 500 habitantes en la Vall d'Albaida, que sufrirá el próximo curso la pérdida de dos de los siete maestros y una de las seis unidades escolares que comparte con Bélgida y Beniatjar en un Centro Rural Agrupado (CRA). El CRA tiene aularios en los tres municipios. El de Otos fue inaugurado por el exconsejero Alejandro Font de Mora en 2010 y costó casi 900.000 euros.

Miembros del gobierno local, familiares de alumnos y vecinos se encerraban a primera hora de la noche del martes en el aulario de Otos, en una acción que tenían previsto repetir hasta que la Consejería de Educación responda a sus demandas. El alcalde, Emili Mira, calificaba de “aberración” la medida y recordaba que en la consejería les aseguraron que no se cerraría el aula y que los recortes no tendrían ese alcance, ya que, "será dificil una enseñanza de calidad, con un maestro para 13 alumnos de seis cursos diferentes de Primaria”. En el presente curso tienen 15 alumnos.

El portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Enric Morera, y los diputados Mireia Mollà y Juan Ponce, tenían previsto unirse a la concentración en el colegio. Desde la Consejería de Educación explicaban que los recortes se ajustan a la legalidad, en particular la nueva orden de plantillas 12/2013 y que el CRA dispone de tres puestos más de los establecidos por la orden.

La mecha de Otos puede prender en otras localidades, dado que el arreglo escolar afecta especialmente a la escuela rural y que el alcance de las supresiones de aulas y docentes está siendo criticado por la mayoría de los partidos políticos y de los colectivos afectados. Este martes se han sumado a las denuncias los sindicatos FETE-UGT y la CCOO del PV. El primero ha destacado las 88 unidades escolares que se suprimen para el curso 2012-13 y, "lo que es más importante, 638 puestos de trabajo menos". Esos 638 puestos son el saldo neto resultante de las supresiones y creaciones de plazas docentes que, no obstante, son de características diversas. El número de maestros generalistas es muy superior.

FETE-UGT ha criticado que la consejería "quiere tapar  el elevado número de supresiones de generalistas de primaria con la incorporación anticipada de determinados especialistas", como Música o Educación Física o Audición y Lenguaje, que "no compensan más que el 36% de los eliminados". En todo caso, no ejercen las mismas funciones que los suprimidos. El servicio jurídico del sindicato prepara un recurso contencioso-administrativo contra esta normativa que "afecta negativamente tanto a las condiciones de trabajo de los maestros como a las condiciones de aprendizaje del alumnado y que, en general, van contra la calidad de la enseñanza".

CC OO ha denunciado que "la reducción del 9% del capítulo de personal en los presupuestos de la Generalitat se ha traducido en 1.000 puestos de trabajo menos". Esta drástica reducción de puestos docentes viene, puntualiza el sindicato, de "las nuevas plantillas de los centros de infantil y primaria que se recortaban al menos en un maestro de francés y otro de primaria, sumado al efecto que producía el aumento de ratios decretado por Wert y Català", en referencia al ministro y la consejera de Educación.