Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un alcalde se demanda a sí mismo para frenar un pleno

La oposición de Torrevieja pidió un pleno extraordinario para fiscalizar algunas actuaciones

En Torrevieja ocurre algo difícil de ver: el alcalde Eduardo Dolón, del PP, demandó a la Administración que él mismo dirige para evitar la celebración de un pleno extraordinario convocado por la oposición. Ahora, está en manos de una juez de Elche decretar si el próximo martes se celebra o no un pleno para fiscalizar diversas actuaciones de esta alcaldía de la comarca de La Vega Baja.

Entre esas actuaciones que persigue conocer la oposición al completo está el uso de los móviles por varios concejales a los que se descubrió llamando a prostitutas o contratando porno de pago. El alcalde se negó en su momento a la celebración del pleno, pero fue convocado por la secretaria del mismo después de que seis ediles del PSOE, Apetece y Los Verdes lo pidieran por escrito.

Dolón, que presentó la demanda como concejal del Ayuntamiento y no como alcalde, demandó entonces a su propio Ayuntamiento. Argumentó en su escrito a la juez que eran necesarios siete ediles y no seis para poder convocar al pleno. Como apoyo adjunto un informe de la Generalitat corroborando su tesis.

La oposición, según la orden del pleno, busca fiscalizar el asunto de los móviles, la apropiación por las Hermanas Carmelitas de varios viales junto a un colegio y geriátrico de su propiedad, el contrato de limpieza de edificios escolares y dependencias municipales y los gastos de la celebración del maratón de Torrevieja.

El lunes es fiesta en Elche. Si antes de las doce y media del martes no se pronuncia el Juzgado número uno de lo Contencioso-administrativo, el pleno no se celebrará.