Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Helicópteros de Inaer usaron bases de la Xunta antes de llevarse el contrato

Medio Rural defiende la legalidad de adjudicar a dedo tras declarar desierto un concurso

Helicópteros de Inaer en la base de la Xunta en Silleda
Helicópteros de Inaer en la base de la Xunta en Silleda

Inaer, la empresa que se acaba de llevar a dedo por segundo año consecutivo el servicio de helicópteros contra incendios, ya tenía desplegados aparatos en bases de la Xunta semanas antes de que la Consellería de Medio Rural le adjudicase el contrato. Así lo denuncia la CIG, que para avalar su acusación facilita dos fotografias, que fecha el 15 de marzo pasado, en las que se ven los aparatos en la base de Silleda. El Gobierno gallego admite que Inaer usó instalaciones públicas antes de adjudicarse el contrato, pero lo limita a algo “puntual” que no supuso gasto para la Administración.

Medio Rural adjudicó el pasado martes a Inaer los helicópteros y sus brigadas para este año y el próximo con un procedimiento negociado sin publicidad, esto es, a dedo, por 12,3 millones de euros. Lo hizo tras declarar desierto el concurso que había convocado antes, al que además de Inaer se había presentado otra firma, por considerar que ninguna cumplía los requisitos. Luego entregó el contrato a Inaer de forma negociada con una rebaja del precio inicial de menos de 8.000 euros. Según la CIG, “que se le iba a otorgar a Inaer era un hecho cantado, pues los helicópteros de esta empresa llevan desde el 1 de febrero hasta el 2 de marzo en la base de helicópteros de O Campiño en Pontevedra, desde donde partieron para Sevilla para pasar la revisión técnica volviendo a mediados de marzo para la base de Silleda, como se puede comprobar en las fotos que adjuntamos del día 15 de marzo”.

Medio Rural discrepa de las fechas de la CIG, pero admite que Inaer “empleó de forma puntual la base de O Campiño entre el 23 de febrero y el 4 de marzo”, que lo hizo “con autorización previa” de la Xunta, que ese uso no supuso ningún coste a las arcas públicas ni interfirió con sus actividades y que “no tiene relación con el contrato posterior” que acabará desplegando helicópteros de la empresa en esas mismas bases. La consellería asegura que esos helicópteros usaron sus instalaciones “en el marco de las buenas relaciones” y al “igual que otras aeronaves emplean de forma puntual instalaciones de otros aeroclubes”. Por otra parte, tanto Inaer, “como proveedor habitual” de las Administraciones, como la conselleira, Rosa Quintana, defienden la legalidad del proceso de adjudicación del contrato. Quintana reitera que fue “ajustado a la ley”, que permite que cuando un concurso queda desierto se pueda entregar el contrato a dedo a través de un procedimiento negociado con independencia de su importe. La conselleira asegura que en ese procedimiento “la comisón de baremación selecciona la [empresa] que mejor oferta hace” y que “no participamos los cargos políticos de la Administración, sino los técnicos”. “Se le adjudica a la empresa que mejor cumple con los requerimientos”, resumió Quintana.

Inaer se lleva de nuevo el contrato después de recibirlo el año pasado también a dedo a través de una encomienda de gestión. La Xunta argumentaba entonces que se había quedado sin tiempo para convocar un concurso. La CIG recuerda que eso le valió su denuncia por prevaricación y dice que de nuevo “estudiaremos emprender acciones legales contra los responsables de la consellería”.

 

 

Más información