Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exdelegado de Madridec, indignado por su destitución

José Ángel Rivero asegura que no ocultó ningún contrato de exclusividad con Flores en el Arena

Rivero (c), a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla. Ampliar foto
Rivero (c), a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla. EL PAÍS

El exconsejero delegado de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec), José Ángel Rivero, se ha mostrado esta mañana “indignado” con su despido después de que se conociera que Madridec había firmado un contrato de exclusividad con la empresa organizadora de la trágica fiesta de Hallowen, Diviertt. Según ha dicho este exresponsable municipal ante el juez que investiga el caso del Madrid Arena, él no ocultó en ningún momento este contrato de fidelización, que se estaba aportado al expediente de la empresa de Miguel Ángel Flores.

Esta es una de las principales conclusiones a la que se ha llegado esta mañana en la declaración de Rivero ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López Palop, que instruye la causa por las cinco muertes de jóvenes en el pabellón municipal el pasado 1 de noviembre.

Sin embargo, tanto Rivero como el gerente de la empresa municipal, Jorge Rodrigo, fueron destituidos de manera fulminante por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella el 21 de noviembre por “falta de confianza” al haber ocultado el contrato que otorgaba un trato preferente al organizador de la fiesta. Según desveló Estrella Digital, el Ayuntamiento se comprometió a no alquilar el pabellón a ningún competidor de Diviertt ni el mes anterior ni el posterior a la organización de un evento por parte de esta empresa. De esta forma, repartiendo adecuadamente sus fiestas, Diviertt podía copar el recinto en exclusividad.

El motivo alegado como justificación de que esta empresa "viene celebrando en las instalaciones que gestiona Madrid Espacios y Congresos una serie de eventos de carácter singular que han contribuido a la consolidación de la imagen de dichas instalaciones vinculadas a esos eventos". Además, Diviertt obtenía un descuento del 5% en el caso de organizar más de cinco eventos anuales, y del 10% por más de 10.

Rivero, que testifica en calidad de imputado, ha eludido la responsabilidad de Madridec en los cinco fallecimientos, según han apuntado los abogados de las acusaciones de las familias de las jóvenes. En su opinión, toda la responsabilidad recaía en la organizadora Diviertt y en la empresa de seguridad Seguriber, además de en Kontrol34, que era la encargada del aforo y de parte de la seguridad interior. También ha explicado que el día de la tragedia el propio Flores le negó que hubiera sobreaforo y mantuvo en todo momento que había menos de las 9.600 personas permitidas para la fiesta de Hallowen. El recuento de las entradas decomisadas en el edificio satélite días después de la fiesta demostró que había casi 17.000 personas en aquel evento celebrado en las instalaciones municipales.

Rivero también ha descargado toda responsabilidad sobre la seguridad y sobre los requisitos previos para la celebración de la fiesta en otros responsables de Madridec: el exjefe de Seguridad, Rafael Pastor, el coordinador de seguridad, Jorge Rodríguez Caamaño; el coordinador de operaciones y proyectos, Francisco del Amo López; y jefe de operaciones, José Ruiz Ayuso.

Los abogados también han referido que la fiscalía prevé nombrar un fiscal de apoyo en el Juzgado número 51 y que esperan que este se dedique a los asuntos que vayan entrando a partir de ahora y que no se haga cargo del caso Madrid Arena, como apuntan algunas fuentes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram