Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado el Sermas por una cirugía errónea a un niño

Indemnización de 157.000 euros por hacer una punción en el lado equivocado

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) a indemnizar con 157.000 euros a la familia de un niño de Valladolid al que el hospital Niño Jesús realizó una punción cerebral en el lado equivocado. El niño, que tenía 6 años cuando fue operado, en noviembre de 2007, había sido trasladado desde su hospital en la ciudad castellanoleonesa hasta Madrid para ser intervenido de unos abscesos cerebrales en un centro que dispusiera de neurocirugía pediátrica.

Durante la intervención se le puncionó el lado contrario y se le extrajo "material cerebral sano", señala la sentencia, del 14 de marzo pasado. Los padres del niño acudieron a la asociación El Defensor del Paciente porque la Administración se negaba a reconocer el error cometido durante la intervención.

El menor fue diagnosticado de abscesos cerebrales múltiples y se le trasladó a Madrid el 7 de noviembre de 2007. Ingresó en la UCI, donde se le suministraron antibióticos. La intervención se realizó varios días después. "El día 11 se intentó drenar los abscesos, produciéndose un error en el lugar de la punción, obteniéndose material cerebral sano", asegura la perito designada por la aseguradora contratada por la Comunidad de Madrid, QBE Insurance, cuyo dictamen aparece recogido en la sentencia. "Como consecuencia de la función parietal se produjo una hemiparesia derecha que se resolvió excepto una leve hemiparesia en el pie, con limitación de la dorsiflexión del mismo", añade."El día 14 se realizó el drenaje correcto", señala la perito de la aseguradora.

"El menor sufrió lesiones neurológicas graves, al atravesar la aguja de punción parénquima cerebral elocuente (sana), provocando la lesión del tejido, sin llegar a alcanzar los abscesos cerebrales que requirieron de una segunda intervención", asegura la asociación en un comunicado. El niño necesitó tratamiento de rehabilitación durante tres años, añade, y aún tiene secuelas, puesto que sigue sufriendo cojera. 

La sala "considera acreditada una infracción de la lex artis" en la primera intervención, por lo que condena al Sermas a indemnizar a la familia. La mayor parte de la cantidad final corresponde a las secuelas, a la cual se añade el periodo de curación del menor y los gastos sufragados por la familia por los tratamientos y la adquisición de material de ortopedia que no cubría la Seguridad Social.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram