Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los camiones dejan de circular por la N-II entre Vidreres y La Jonquera

La medida adoptada por la Generalitat de Catalunya entra en vigor en 20 días

Los transportistas tendrán bonificaciones del 25% al 50% en los peajes de la AP-7

Vecinos de Báscara cortan la N-II en protesta por la alta siniestralidad de la carretera. Ampliar foto
Vecinos de Báscara cortan la N-II en protesta por la alta siniestralidad de la carretera.

La Generalitat impedirá circular a los camiones de cuatro ejes o más en el tramo de la N-II que va de Vidreres a La Jonquera, en Girona, como medida extraordinaria y temporal ante la alta siniestralidad de esta vía, según ha anunciado el director del Servicio Catalán de Tráfico, Joan Josep Isern.

La medida adoptada por el gobierno catalán, que esta semana está siendo comunicada a municipios, al gremio de transportistas y a las áreas logísticas, entrará en vigor dentro de unos veinte días y permitirá a los conductores de los camiones que sean desviados de la N-II disfrutar de bonificaciones de entre un 25% y un 50% de los peajes de la autopista AP-7 en los mismos tramos.

Isern ha señalado que la N-II en Cataluña, titularidad del departamento de Fomento, es una de las "vergenzas nacionales", ya que registra una alta siniestralidad, no se llevan a cabo en el plazo previsto las obras de mejora y además transcurre por núcleos de población, con el riesgo añadido para los vecinos.

Como medida "extraordinaria, temporal y puntual", la Generalitat ha aprobado una resolución, que ahora están comunicando a las partes afectadas, que impedirá circular a los camiones de cuatro ejes o más por la N-II en el tramo de 84 kilómetros que va de Vidreres a La Jonquera.

Una vez notificada esta resolución, los municipios, los transportistas y las áreas logísticas tendrán ocho días para presentar alegaciones. Tras este trámite de alegaciones, la resolución se publicará en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) y, al cabo de ocho días, entrará en vigor.

Según Isern, los únicos camiones de cuatro ejes o más que podrán entrar en la N-II en el tramo que tienen vetado serán los que tengan como destino un punto de la propia zona o los que tengan que acometer una parada logística o técnica.

Con esta medida, Isern está convencido de que se reducirá una de las causas que provoca mayor siniestralidad en este tramo de la N-II, ya que en la mayoría de accidentes se ven involucrados camiones, lo que ha provocado en los últimos meses una ola de quejas de consistorios y vecinos.

Las bonificaciones de los peajes de las que disfrutarán los camioneros que sean desviados irán a cargo de Fomento y de la concesionaria de la autopista AP-7, Abertis. Además, según Isern, el Servicio Catalán del Tráfico tiene previsto cuantificar el coste adicional que supondrá el despliegue de los Mossos d'Esquadra para impedir el paso de camiones, ya que su intención que es vaya a cargo de Fomento.

Pese a que el tramo en el que se prohibirá la circulación de camiones es de 84 kilómetros, la intención de la Generalitat es que se puedan ir paulatinamente levantando el veto a medida que se vayan desdoblando tramos de esta vía.