Chamizo: “Sería lamentable irme en plena crisis. Me tienen que echar”

El defensor apuesta por mantenerse en funciones una vez cumplido su mandato

José Chamizo entrega al presidente del Parlamento, Manuel Gracia, su informe anual.
José Chamizo entrega al presidente del Parlamento, Manuel Gracia, su informe anual.

Si quieren que me vaya, que me echen. Esto es lo que ha venido a decir este lunes a los partidos el defensor del Pueblo andaluz, José Chamizo, que lleva en funciones más de un año. Los grupos parlamentarios no han querido, por ahora, abordar la renovación de la Oficina del Defensor, a sabiendas de que no será fácil alcanzar un acuerdo sobre si Chamizo debe continuar en el cargo. Y, ante la posibilidad de que los partidos estén esperando que sea él quien dé un paso atrás, el defensor ha advertido que no piensa dimitir: “Me parecería lamentable irme en plena crisis económica; a mí me tienen que echar”, afirma.

Que el Parlamento decida lo que tenga que decidir, yo no estoy aferrado a nada

El tercer mandato del defensor expiró el 1 de marzo de 2012. La renovación de la Oficina requiere el voto a favor de tres quintas partes del Parlamento (65 de los 109 diputados), por lo que PSOE e IU necesitan el apoyo del PP si quieren concederle al defensor un cuarto mandato. Pero los populares son los únicos que se han expresado con claridad sobre la continuidad de Chamizo: el defensor del Pueblo “a lo mejor necesita un cambio de aires”, dijo en septiembre pasado el secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz. Le siguieron otros dirigentes populares, entre ellos, el presidente regional, Juan Ignacio Zoido, que aludió a los 17 años que Chamizo lleva en la Oficina para posicionarse a favor de la elección de un nuevo titular.

Pero lo que consiguió el PP con sus críticas a la figura de Chamizo fue disipar las dudas que PSOE e IU pudieran tener sobre la conveniencia de renovarlo en el cargo. El tema está aparcado y no hay prisas para abordarlo, pero, llegado el momento, los dos socios de gobierno se muestran más a favor que en contra de volver a confiar a Chamizo en el cargo. Izquierda Unida es la formación que más claramente ha expresado su apoyo al defensor. El PSOE ha sido algo más tibio y en el partido hay voces partidarias de renovar los aires en la Oficina, pero admiten que Chamizo es la cara de una de las instituciones más respetadas de la comunidad y, si el PP se empeña en desprestigiarlo, los socialistas no tienen problema en renovarle la confianza.

El tren de la RTVA sigue

EP

El subdirector general de la RTVA y director general de Canal Sur Televisión, Joaquín Durán, ha asegurado que el cambio en la dirección de la empresa pública supone una transición, “pero no una inestabilidad”. “Se ha producido un cambio de maquinista, pero el tren no se ha detenido ni ha aminorado su velocidad”, subraya.

En su primera comparecencia pública tras asumir el cargo por la dimisión de Pablo Carrasco, Durán ha pedido a todos los trabajadores del ente público que hagan un esfuerzo “y aumenten su compromiso personal” con la empresa. El directivo ha reconocido que la empresa atraviesa una situación económica difícil, “pero esperanzadora” y que el producto que se ofrece a los andaluces es “bastante aceptable”, aunque “mejorable”.

Respecto a la negociación del convenio colectivo, denunciado por la empresa el pasado mes de septiembre, Durán ha asegurado haber acordado con los trabajadores la celebración de reuniones semana, a partir de abril. “Les he manifestado mi deseo de diálogo, así como la necesidad de llegar a acuerdos”.

La dimisión hace dos semanas de Pablo Carrasco al frente de la dirección general de RTVA ha reavivado el debate sobre la larga interinidad del defensor al abrirse la posibilidad de una negociación conjunta sobre la renovación de ambos altos cargos. Sobre el paralelismo de la situación que atraviesan la empresa de radiotelevisión y la Oficina del defensor le han preguntado a Chamizo los medios de comunicación tras la presentación del informe de 2012 de su departamento. El sacerdote ha negado que las circunstancias sean similares porque él, ha dicho, no va a dimitir.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Me parecería lamentable irme en plena crisis económica; a mí me tienen que echar”, afirma Chamizo, que ha advertido que los ciudadanos no entenderían que abandonase el cargo justo cuando más demanda hay de ayuda del defensor. “Voy por los pueblos y sé lo que la gente me dice, de modo que si yo me fuera lo entenderían como una traición, como que me voy porque el panorama está muy negro. Y yo no estoy en edad de traicionar a nadie, ni siquiera a mí mismo”, asegura.

En su Oficina no olvidan tampoco que el PP tiene en su punto de mira a los defensores autonómicos y los consideran una institución prescindible y que se solapa con el defensor nacional. Pero Chamizo ha querido también dejar claro que no está aferrado al cargo que ocupa desde 1996 y que si los grupos deciden sustituirlo no opondrá resistencia. “Que el Parlamento decida lo que tenga que decidir, yo no estoy aferrado a nada en la vida”, señala.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS