Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de los 12 colegios segregados de Andalucía aceptan convertirse en mixtos

Ambos institutos cambian de modelo ante la amenaza de perder el concierto

Elcható, en Brenes (Sevilla), se queda sin concierto educativo.
Elcható, en Brenes (Sevilla), se queda sin concierto educativo.

Dos de los 12 centros concertados de Andalucía que mantienen el modelo de educación diferenciada han decidido convertirse en mixtos. Lo hacen después de que la Consejería de Educación de esta comunidad abriera la vía administrativa para retirarles el concierto, es decir, para cortarles la financiación pública, por segregar por sexo en la escolarización.

Los dos centros que han decidido abandonar este modelo minoritario (solo una docena de los 600 colegios e institutos concertados de Andalucía rechazan la educación mixta) son El Soto, ubicado en Chauchina (Granada), y Campomar, de Aguadulce (Almería). Se trata, en ambos casos, de centros de Formación Profesional especializados en ciclos agrícolas y forestales. Hasta ahora, solo admitían a varones en sus aulas. Pero han mostrado "su disposición a escolarizar" también a alumnas, con lo que podrán mantener el concierto, según ha indicado este miércoles la Consejería de Educación andaluza.

El departamento de Mar Moreno dictó hace dos semanas las resoluciones en las que se retiraba la financiación a esta docena de centros por solo admitir a alumnos o alumnas por separado. Estos colegios e institutos tenían 10 días para presentar alegaciones. Y ha sido durante este proceso cuando los responsables de los dos centros de Formación Profesional de Granada y Almería han aceptado convertirse en mixtos.

Sin embargo, según han señalado fuentes de la consejería, en sus alegaciones no detallan cómo lo harán. Hace un año surgió otra polémica en Cantabria también por la enseñanza diferenciada. El anterior Gobierno regional, en manos de PRC y PSOE, decidió retirar el concierto educativo al centro Torrevelo en 2009. El Tribunal Supremo avaló esta medida. Sin embargo, el PP, que ahora gobierna esta comunidad, le volvió a otorgar el concierto hace un año. Lo que hizo este colegio (que solo admite a niños) fue fusionarse con el Peñalabra (que solo admite a niñas) para sortear la sentencia del Supremo. El PP dio por buena esta maniobra y el Torrevelo ha recuperado la financiación pública. Sería complicado que la Administración andaluza, gobernada por PSOE e IU, admitiera esta fórmula.

Andalucía, al igual que Cantabria, tiene el respaldo del Tribunal Supremo para eliminar los conciertos. Pero el recorrido judicial no ha terminado. El alto tribunal ha basado las sentencias en las que se reconoce la potestad de las Administraciones para retirar los conciertos con los colegios que segregan en la vigente Ley Orgánica de Educación (LOE). El ministro José Ignacio Wert está elaborando una reforma de esta norma, donde se contempla el blindaje de la enseñanza separada por sexos.

Esteban Guerrero, gerente del colegio sevillano Altair —uno de los 10 centros que se quedarán sin nuevos conciertos—, ha afirmado que ya han ordenado a sus servicios jurídicos que recurran la retirada de la financiación pública. "Pediremos medidas cautelares", ha añadido. Será el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el que decida inicialmente sobre este asunto. Este tribunal ha respaldado sistemáticamente la enseñanza diferenciada en la última década. Rafael Caamaño, responsable en Andalucía de la patronal CECE, ha sostenido que su organización también está barajando personarse en este caso.

Uno de los argumentos que emplean los centros segregados andaluces —la mayoría vinculados al Opus Dei— es la reforma de Wert. Pero esa norma no se ha aprobado aún. Lo que sí hizo el Gobierno del PP fue incluir una enmienda en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2013 donde se señalaba que los centros de “educación diferenciada” tienen derecho a recibir fondos públicos. Tras conocer este paso dado por los populares en noviembre de 2012, la consejería andaluza sostuvo que una ley orgánica (como sería el caso de la LOE) está por encima de la ley de Presupuestos. De hecho, estando ya en vigor la enmienda presupuestaria sobre financiación de la enseñanza diferenciada, el Supremo ha seguido dictando sentencias en las que se autoriza a la Junta a eliminar los conciertos.