Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El forense concluye que una pelota de goma pudo herir a Quintana

El informe contradice la versión del Departamento de Interior sobre la lesión

Ester Quintana, 42 años, perdió un ojo el 14-N tras una manifestación.
Ester Quintana, 42 años, perdió un ojo el 14-N tras una manifestación.

El informe forense del caso de Ester Quintana —que perdió el ojo izquierdo el día de la huelga general del 14-N en Barcelona— concluye que la herida pudo ser fruto de un pelotazo de goma de los Mossos d’Esquadra. “Las lesiones oculares producidas por las balas de goma que se describen en la literatura médica científica [...] se corresponde con las lesiones que presenta la señora Quintana y son compatibles con el relato de la víctima”, señala el documento pericial, en las conclusiones.

Quintana se encontraba el día de la huelga general en el céntrico paseo de Gràcia de Barcelona, en una zona en la que no había altercados, cuando resultó herida en el ojo. La mujer siempre ha sostenido que le golpeó un proyectil disparado por los mossos, por lo que presentó una querella que instruye el juzgado número 11 de Barcelona. Pero el Departamento de Interior ha negado tajantemente que ese día se lanzasen bolas de goma. El entonces consejero, Felip Puig, insinuó que la lesión pudo ser causada por algún elemento lanzado por vándalos.

El informe sostiene que debido a “la gravedad y la magnitud” de las heridas, a Quintana la golpeó un “objeto altamente contundente, lanzado a gran velocidad, que por sus características físicas se adaptó totalmente a la forma de la órbita”. El resultado fue el “estallido del ojo” y diversas fracturas óseas.

El caso originó una crisis en el Departamento de Interior, que se cobró el cese de su puesto del comisario jefe de los antidisturbios, Sergi Pla. Puig negó en un primer momento que hubiese “actividad policial” en la zona en la que fue herida Quintana, y lo repitió en sede parlamentaria. Varios vídeos en los que se veía a policías disparando con las escopetas de precisión —distintas a las lanzaderas de pelotas de goma— le obligó a modificar la versión inicial en cuatro ocasiones. Interior, sin embargo, mantiene que a Quintana no la hirió un proyectil de la policía.

El director de la policía, Manel Prat, aseguró en una entrevista en El Periódico que dimitiría si salía a la luz alguna prueba que demostrase que los mossos lanzaron pelotas de goma el día de la huelga general. Por ese motivo, no considera que deba hacerlo a pesar de las conclusiones del informe forense, según explicó un portavoz. Interior añade que en ningún momento se ordenó disparar ese tipo de proyectiles, una acción que requiere de la autorización expresa del director de la policía.