Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad gana posiciones mientras la economía las pierde

Un estudio del IVIE alerta sobre la infrautilización de activos universitarios

Los rectores y el presidente de la Generalitat en la presentación del informe
Los rectores y el presidente de la Generalitat en la presentación del informe

El dato que más se repitió fue que la sociedad valenciana recibe 1'9 euros por cada euro invertido en el sistema público universitario. O sea, que la universidad devuelve el doble de lo que recibe. Fue en el acto de presentación del Informe sobre las contribuciones económicas y sociales de las universidades públicas, que el Institut Valencià d'Investigacions Econòmiques (IVIE) ha realizado por encargo de aquellas. El anterior informe de parecidas características se publicó en 2009.

Ese reiterado “dos por uno” resulta del aumento de la recaudación fiscal obtenida por los mayores impuestos que pagan los titulados, gracias a sus superiores ingresos y tasas de actividad y ocupación.

Son 1.612,4 millones de euros anuales los que aumenta la recaudación fiscal valenciana por IRPF e IVA gracias a la contribución del sistema público universitario (SUPV), según el informe. Tal cifra “supera en un 23% el presupuesto conjunto de las universidades públicas y casi duplica los 835 millones” con los que la Generalitat financió al SUPV en 2011.

Francisco Pérez, director del IVIE, desmontó “la opinión de que las universidades gastan pero apenas contribuyen”. Del análisis de los impactos económicos generados por las actividades universitarias se deduce lo contrario. Le escuchaban los rectores, sentados junto al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y ante un auditorio ocupado por autoridades, representantes empresariales y sindicales, colegios profesionales y representantes universitarios, Tanto en el contexto general de la educación superior como en el económico, nacional o internacional, la universidad valenciana saca pecho. “El peso del sistema universitario público valenciano en el español es mayor en resultados que en recursos”, subrayó Pérez en la exposición de un informe que subraya la trayectoria de las universidades valencianas en la pasada década, “más positiva que la de la economía valenciana, que ha perdido posiciones en el contexto español e internacional mientras el sistema universitario valenciano las ganaba”.

Las universidades valencianas se sitúan por encima de la media, por ejemplo, en publicaciones y productividad científica. Pero el tejido productivo valenciano ni genera tanto empleo para universitarios como en Madrid, el País Vasco o Cataluña, ni ofrece tantas ocupaciones técnicas y profesionales como estas autonomías, ni paga los mismos salarios. Entre las causas, la “tradicional orientación hacia sectores productivos con poca intensidad tecnológica” de la economía valenciana, que “se ha acentuado” en la última década. Ese es el problema y no que el SUPV esté sobredimensionado, ni que exista un exceso de estudiantes y titulados en la Comunidad Valenciana, asegura el informe.

Existen, no obstante, “desajustes de funcionamiento en las universidades y carencias en el entorno productivo” que limitan el mejor aprovechamiento de “los activos que las universidades ofrecen:

el capital humano y el capital tecnológico”. Para “salir de la crisis y recuperar una senda de desarrollo” han de corregirse esos desajustes y “transformar el tejido productivo apoyándose más en las actividades de las universidades”. No reduciendo su tamaño.