Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo propondrá unas normas a la oposición sobre el acceso al Parlamento

La oposición avisa que no aceptará limitaciones al derecho de los ciudadanos a asistir a los plenos

La fractura sin precedentes entre el PP y el resto de grupos parlamentarios sobre el acceso de ciudadanos descontentos a los plenos de la Cámara empieza a cerrarse. Tanto la presidenta del Parlamento, la popular Pilar Rojo, como los representantes de PSdeG, AGE y BNG han salido esta mañana de la reunión convocada para intentar atajar la crisis dispuestos a pactar por escrito unas normas que no supongan restringir la entrada a la tribuna de invitados, unas limitaciones que Rojo sí impulsó la semana pasada y a las que los diputados del resto de partidos respondieron primero colando a trabajadores de Navantia en el hemiciclo y, después, protagonizando un plante al pleno de Presupuestos. Ha sido el portavoz del PP, Pedro Puy, el que ha adelantado tras el encuentro que se recuperarán los "hábitos normales", es decir, que los grupos podrán llevar invitados a la tribuna y que no será la presidenta la que elija según su criterio quién puede acceder a esta parte de la Cámara. Rojo enviará la semana que viene una propuesta a la junta de portavoces para plasmar esas normas por escrito.

Rojo ha preferido no aclarar cuál será exactamente su propuesta, aunque sí ha reconocido que además de volver a los "acuerdos tácitos" se añadirán otros requisitos. El socialista José Luis Méndez Romeu ha avisado que el derecho de los ciudadanos a ir a los plenos es para su partido "irrenunciable", mientras que el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras, advirtió que no aceptará que las normas supongan cerrar el Parlamento al malestar de los ciudadanos. "Los principios constitucionales están por encima de los reglamentos", ha recordado Beiras. Francisco Jorquera, del BNG, ha aplaudido la "rectificación" de Rojo y ha animado a la presidenta de la Cámara a confiar en la "buena fe" de los grupos parlamentarios. "El Parlamento no puede ser un club privado con derecho de admisión", ha añadido el nacionalista.