Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todolí recomienda salir de Valencia para conocer lo que pasa en el arte

El exdirector de la Tate Modern y exresponsable artístico del IVAM lamenta que el éxito se cifre sólo en números

Vicent Todolí y José Luis Cueto, en la Facultad de Bellas Artes
Vicent Todolí y José Luis Cueto, en la Facultad de Bellas Artes

Vicent Todolí fue de uno de los pilares sobre los que se edificó el prestigio del IVAM. Luego puso en marcha la Museo de la Fundación Serralves de Oporto y más tarde dirigió la Tate Modern de Londres. Ahora es consejero de la Fundación Botín, asesor de la Fundación Pirelli y comisario de exposiciones de Hangar Bicoca, un espacio industrial enclavado en Milán dedicado al arte contemporáneo. 

Todolí prefiere no hablar públicamente de la deriva del museo valenciano del que fue director artístico hasta 1996. tampoco oculta su nulo entusiasmo. Este jueves le preguntaron en la Universidad Politécnica de Valencia si le gustaría desarrollar algún proyecto en Valencia y contestó de inmediato que no. Aseguró que prefiere trabajar fuera porque quiere tener garantizada la "independencia" y la posibilidad de "programar a largo plazo". "Siempre he trabajado más fuera que dentro; he trabajado en cuatro países, donde realmente hay instituciones que garantizan independencia y la posibilidad de programar a largo plazo, lo que, de momento, en Valencia no existe", añadió.

Lo dijo antes de participar en una charla en la Facultad de Bellas Artes, de la que es doctor honoris causa, con el decano José Luis Cueto. En ella invitó a los estudiantes de arte "a salir, a viajar, para conocer lo que pasa en el arte, allí donde pasa". Recordó que él cogía un tren y se iba a ver exposiciones. Porque, insistió, "las exposiciones no se cuentan", se han de experimentar, vivir, ver directamente la obra de arte. Apuntó que si son muchos los jóvenes que salen para seguir "a su equipo de fútbol", también se puede salir para ver arte.     

Sobre el contexto económico actual, el experto valenciano en arte aseveró que "las instituciones están funcionando menos que a medio gas y al reducir actividades y fondos de adquisición están en una situación muy difícil". Esto hará "que cada vez habrá menos gente que pueda vivir de su trabajo y tendrán que hacer otras cosas", augurado el experto valenciano, que consideró que este estado de cosas "todavía durará unos cuantos años".

Criticó el cambio de identidad de los museos. Antes eran los intermediarios entre el arte y le público, y ahora el proceso se ha invertido, los museos están más preocupados en su crecimiento anual y exponencial de visitante y para ello "utilizan a los artistas". En consecuencia, el arte se emplea como "coartada para salvar las finanzas". Aquellos museos que no se hayan ampliado son percibidos como fracasados, añadió.

Todolí rememoró su experiencia en la Tate y el elogio que recibió de un miembro del consejo de administración por los 800.000 visitantes de una exposición. Nada dijo de la muestra que había enfrente. "Tuvo 25.000 visitantes, pero que fue vista por colegas y gente a la que le sirvió para su formación", destacó. "El éxito sólo se cifra en números", se lamentó.

Los museos funcionan, en este sentido, como las empresas, que exigen el cumplimiento de unos  objetivos que comportan un incremento de las ganancias, aunque se haya tocado techo.  

Todolí es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Valencia y cursó estudios de postgrado de Historia del Arte en la Universidad de Yale (Estados Unidos) entre 1981 y 1982 con una beca Fulbright. Posteriormente, se graduó en Historia del Arte Moderno en la Universidad de Nueva York (1982-1984), ciudad donde trabajó en el Museo Whitney en 1985.

Trabajó en el IVAM durante once años, ocupando los puestos de conservador jefe (1986-1988) y director artístico (1988-1996). Ha dirigido la Tate Modern de Londres, la galería de arte moderno más importante de Reino Unido, durante siete años, hasta 2010.

Además, ha sido director del Museo de Arte Contemporáneo Serralves de Oporto (Portugal), y comisario de la Bienal de Venecia, con Germano Celant como director.

También perteneció a los consejos asesores del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y del ICA de Amsterdam, y de los consejos rectores de Manifiesta Internacional Art Foundation de Rotterdam y el Museo de Arte Contemporáneo Donna Regina de Nápoles, entre otros.