Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP busca un pacto por escrito sobre las protestas en el Parlamento gallego

Feijóo apoya la decisión de la presidenta del Parlamento de controlar personalmente quien acude como público al hemiciclo

La presidenta del Parlamento gallego, la popular Pilar Rojo, ha convocado hoy a los portavoces de los grupos de la oposición para intentar —“con la mano tendida”, dice— consensuar una salida al conflicto sin precedentes que se ha abierto en la Cámara, después de que el PP haya restringido el acceso a la tribuna de invitados del hemiciclo para evitar protestas ciudadanas. Rojo pretende acordar con PSdeG, AGE y BNG unas normas por escrito sobre quién autoriza a una persona o a un grupo acudir a las sesiones y qué consecuencias tendrá para los diputados que sus invitados aprovechen las sesiones para expresar sus reivindicaciones a los políticos con pancartas o gritos.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defendió ayer la decisión de Rojo de prohibir el martes a los grupos de la oposición que llevasen invitados a la tribuna y cargó contra los diputados de AGE y BNG por desafiar la decisión de la presidenta del Parlamento ayudando a trabajadores de Navantia a colarse en la tribuna. Feijóo esgrimió que la Cámara es “la única institución inviolable” en Galicia y “no se puede asaltar, ni violar, ni reventar”. “Ningún diputado tiene derecho a facilitar que los plenos no sean democráticos”, afirmó el líder del PP.

Feijóo apoya la decisión “responsable” de Rojo de arrogarse en exclusiva la facultad de elegir qué ciudadanos pueden asistir a las sesiones plenarias del Parlamento. Según el presidente, la medida la toma su compañera de partido después de que los grupos de la oposición “se negasen” a responder por sus invitados o a “aceptar sanciones pactadas” en el caso de que esas personas “se salten el reglamento” de la Cámara.

La presidenta del Parlamento está a la espera de recibir un informe de los servicios jurídicos para decidir si sanciona a los diputados de la oposición por haber abandonado el martes el pleno de Presupuestos en protesta por el veto a sus invitados. El PP ha pedido que se le descuente el sueldo por su plante reivindicativo, una propuesta formulada por la portavoz de la formación, Paula Prado, con la que, sin embargo, Feijóo no parece estar del todo conforme. El líder del PP afirmó ayer que cada diputado “es libre” de “acudir al Parlamento, estar en la calle o acudir a la cafetería” durante lo plenos pero no puede ser “un obstáculo para que se puedan realizar los plenos”.