Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El saneamiento financiero público y privado superará los 150.000 millones

El FROB apunta que Banco de Valencia se malvendió por los plazos de Bruselas

El Sabadell defiende el ladrillo: "El año pasado pusimos grúas y pondremos más"

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, estimó este miércoles que la factura total de la crisis financiera española estará por encima del 15% del Producto Interior Bruto. Esto es, que superará los 150.000 millones de euros. Carrascosa ofreció el cálculo en Valencia, en una jornada organizada por Cinco Días y el Banco Sabadell, y la cifra provocó algún escalofrío. Pero Carrascosa aclaró más tarde que ese importe no englobaba solo el coste para el contribuyente, sino también el que han tenido que realizar las entidades financieras, nacionalizadas o no, a raíz del endurecimiento de las provisiones que deben realizar frente al riesgo inmobiliario y promotor. El dinero inyectado ya por el Fondo de Garantía de Depósitos, que se nutre de las aportaciones de la banca. Y todas las ayudas públicas, desde el FROB al rescate de los socios europeos. Parte de ese dinero ya se ha perdido pasando a engrosar el déficit público español.

En total, el saneamiento público y privado superará ampliamente el 15% del PIB. Carrascosa señaló que en Japón, Irlanda o Corea del Sur, afectadas por crisis financieras recientes, el coste global se ha situado en el entorno del 25% del PIB.

El director general del FROB afirmó que el organismo de rescate no tiene “prisa ni se van a malvender” las entidades nacionalizadas, como Catalunya Caixa. ¿Por qué no se fue más paciente con el Banco de Valencia, que se adjudicó por un euro a La Caixa con ayudas de 4.500 millones de euros más un Esquema de Protección de Activos para una década?, se le preguntó. Carrascosa explicó que el caso del Banco de Valencia fue distinto porque Bruselas fijó como fecha límite para su venta noviembre de 2012, y la única alternativa que ofrecía era la liquidación, una opción cuyo coste era “claramente superior”. El director del FROB consideró, sin embargo, que no era “el momento adecuado” para hacer público el informe que manejaron el Gobierno y la Comisión Europea para llegar a tal conclusión.

Miguel Montes, director general del Banco Sabadell, cuyo grupo incluye a la antigua CAM, salió, por su parte, en defensa del ladrillo, afirmando que está “en fase de recuperación”. “El año pasado ya pusimos grúas y vamos a poner más”, declaró. La sobreoferta en la costa mediterránea, siguió, “no es fatal, al contrario, es una oportunidad”. Montes reconoció que de momento las inversiones de Sabadell CAM en el ladrillo han sido moderadas. Pero calificó al mercado inmobiliario en la Comunidad Valenciana y Murcia —territorios naturales de la antigua caja— como “el más líquido de España” con un volumen de transacciones creciente. En parte, porque han aparecido bolsas de demanda “que eran insospechadas y actúan casi autónomamente”. El directivo consideró que en España “se tienen que hacer más obras porque hay stocks inmobiliarios que ya se han acabado”.

De las palabras de Montes se desprendió, sin embargo, que el análisis se basaba en datos pero también en voluntad: “Empezamos a ver que hay solo un futuro, y es que esto vuelva a ser un mercado”, aunque para ello sería necesario, agregó, que más gente se lo creyera. De lo contrario, “no lo arreglaremos”, concluyó.

El FROB destaca que la indemnización por ERE en las nacionalizadas es más generosa que la legal

El director general del FROB señaló que las indemnizaciones acordadas entre el Gobierno y la Comisión Europea en la reestructuración de las entidades nacionalizadas, como Bankia o Banco de Valencia, “son más generosas en general para todos los trabajadores y, en especial, para los mayores de 55 años que las que establece la ley” tras la reforma laboral. El secretario general de Comfia-CC OO, José María Martínez, afirmó, en cambio, que esperaba que las movilizaciones que han iniciado los empleados de la banca sirvan para alcanzar condiciones de despido “menos traumáticas”. Martínez apostó por que las entidades paguen dos tercios de la indemnización. El tercio restante sería un incentivo para los bancos, que podrían ahorrárselo si contribuyen a que el parado encuentre empleo en 18 meses.

El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, criticó que el crédito siga muy caro y que se considere que todas las empresas están excesivamente endeudadas, cuando hay sectores como el industrial que no lo están. Esa penalización, advirtió, afecta a su competitividad internacional.