Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Pensamiento vacío: Suma y sigue

"Con la que está cayendo, uno no puede rasgarse las vestiduras al leer la cansina repetición de frases de autoánimo o autoayuda"

 Mi lectura matinal de la prensa del día se vio alterada por el estupor que le produjo a mi neurona inteligente un reportaje sobre el Congreso Local del PP de la ciudad de Valencia. , congreso en el cual Alfonso Novo sustituye a Silvestre Senent como presidente del partido en la ciudad tras 20 años de entrega de este último a la gran empresa común.

Con la que está cayendo, uno no puede rasgarse las vestiduras al leer la cansina repetición de frases de autoánimo o autoayuda. Que si la política es la tarea más honrosa que hay sobre la tierra, que si den incorporarse los mejores para que no la copen los peores (singular estrategia) ,que si el que la haga que la pague( cuidado con las hemerotecas que luego se consultan), que si no hay que caer en el juego de los que quieren cargarse la democracia (¿quienes?), que si hay que estar orgulloso de la militancia...

Rita Barberá tuvo, como es lógico, notable protagonismo en el acto y recogió cuantas flores tuvieron a bien lanzarle sus incondicionales y ya se sabe que en lo que a flores se refiere la alcaldesa ni escatima ni desprecia. Por boca de éstos(los incondicionales) nos enteramos que la alcaldesa está en su mejor momento político y que lo mejor está por llegar. Más de uno o una canturrearía aquello de "que alegría cuando nos dijeron.."., al enterarse de la buena nueva.

Hasta aquí, todo dentro de un orden y un contexto y , por tanto nada digno de reseñarse. Pero si mi neurona inteligente me dio la tabarra no fue por eso sino porque el propio cesante Jorge Bellver en su función, no de presidente del PP de la ciudad sino como responsable de la ponencia de Política Municipal ,identificó como retos y ejes de la política del partido gobernante( una noble actividad según propias declaraciones) una tríada sin par: el Plan del Cabanyal ,el turismo y la innovación . O sea, que lo único que se les ocurre ofrecer a la ciudadanía es un Plan ( el del Cabanyal) que no es más que una cabezonería dañina de quien no ha estudiado nunca como se generan y como se superan los problemas de degradación urbana. Y ese gran proyecto lo aliñan con algo( el turismo) que no sólo no saben hacer sino que además de no hacer ascos a pingües sueldos desdeñan cuanto ignoran y destrozan las pocas iniciativas sensatas que querían abrirse paso, sumiendo en un caos organizativo el incipiente despertar turístico de la ciudad que no consigue independizarse de los grandes eventos, del glamour y del beach club de la ansiada marina. Y como no hay dos sin tres se llenan la boca con un palabro llamado innovación en el que ni practican ni invierten.

Ya saben en esta ciudad no hay crisis económica, parálisis inmobiliaria, ayuno metropolitano, despilfarro del capital humano, degradación social y dualismo, graves problemas de dependencia, enormes cantidades de innovación difusa underground ajena a cualquier política oficial y un largo etc. Vegetamos aunque, eso sí, estamos en el mapa pero por razones que no estaban en el menú que se nos vendió en aquellos días de vino y rosas. Con un primer plato de estupidez italiana llamado sventramento, un segundo plato de turismo glamouroso con salsa Bureau y un tercer plato sorpresa de adivina que innovación viene a cenar esta noche, tenemos la somnolencia digestiva asegurada . Pensamiento vacío: suma y sigue.