Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La declaración de soberanía fortalece a ERC y debilita a CiU y PSC

Socialistas y nacionalistas llegan divididos a la votación al pleno del Parlament

Los diez días que los partidos catalanes han tardado en cerrar una declaración soberanista con el máximo consenso posible (con el apoyo de CiU, ERC, ICV y la CUP, la incógnita del PSC, y el voto en contra del PP y Ciutadans) ha supuesto un enorme dolor de cabeza para nacionalistas y socialistas, que llegan enormemente divididos y en plena crisis interna a la votación de hoy. ERC sale reforzada al cerrar el proceso con un texto que colma sus aspiraciones pero en el que ha movido ficha para buscar el consenso.

Convergència i Unió, a la greña

El proceso soberanista ha abierto una honda división en la federación, a cuenta de las reticencias del democristiano Josep Antoni Duran Lleida al proceso soberanista. CiU logró llegar a esta semana apagando los fuegos internos con un encaje de bolillos en la declaración. Pero la federación barcelonesa de CDC encendió la mecha en un documento en el que criticaba a Duran y lo culpaba del fracaso electoral. Unió reaccionó al ver que el presidente de la Generalitat no defendía a Duran, y lo hizo retando a CDC a revisar los pactos internos de la federación.

Oriol Junqueras (ERC) y Artur Mas (CiU)
Oriol Junqueras (ERC) y Artur Mas (CiU)

Partit dels Socialistes, sin rumbo claro

A pocas horas de la votación el PSC no ha sido capaz de definir una posición para la votación de la declaración soberanista de hoy. Los socialistas no se suman al resto de partidos que defienden al derecho a decidir porque no toleran la inclusión de la “soberanía política y jurídica” de Cataluña en el texto. La dirección del PSC entiende este concepto como una suerte de declaración independentista, pero el sector catalanista cree que el texto es asumible y amenaza con romper la disciplina de voto hoy.

Esquerra Republicana, reforzada

ERC, acostumbrada a la división interna, ha llegado reforzada a la votación soberanista y con una cohesión labrada en los últimos meses por el nuevo líder, Oriol Junqueras. Los republicanos tensaron demasiado la cuerda en la propuesta inicial de declaración, que fijaba como objetivo la independencia. Pero rectificaron para aumentar el consenso en la primera etapa del proceso soberanista y han logrado cerrar un texto consensuado que colma sus aspiraciones.

Iniciativa per Catalunya marca perfil

Iniciativa está a favor del derecho a decidir, pero no de la independencia. Por ello recelaba de la declaración propuesta por CIU y ERC, que marcaba el Estado propio como objetivo. ICV ha logrado marcar perfil i incluir su sello en la declaración. El texto final recalca que la importancia del proceso recae en el Parlament y da importancia a la cohesión social en Cataluña. “Nos han aceptado todas las enmiendas”, reconocía ayer un miembro de la dirección ecosocialista.

PP y Ciutadans: solidez en el bloque del no.

Los únicos partidos que no han titubeado ni un ápice son el Partido Popular y Ciutadans, sólidos en su negativa a la declaración soberanista. El PP ha intentado plantear una alternativa, con la líder de la formación, Alícia Sánchez-Camacho, proponiendo a Mariano Rajoy una revisión del modelo de financiación y una revisión del objetivo de déficit de las autonomías. Ciutadans intentó por todas las vías frenar el debate de hoy, primero reclamándolo en la Mesa del Parlament y después elevando la queja a la delegación del Gobierno.

La CUP: el encaje del asamblearismo

La CUP se ha sumado en todo momento a las negociaciones entre CIU, ERC, PSC e ICV para conensuar un texto. La huella de la formación también está en el texto, que sin citar los llamados Países Catalanes subraya los lazos entre Cataluña y las comunidades catalanohablantes. Pero la omisión del concepto y el énfasis en defender los valores de la Unión Europea disgustan a la CUP. Los militantes expresaron sus dudas a votar a favor de la declaración. Los diputados tratarán de encajar la opinión de la militancia con lo que han llamado un “sí crítico”. Los tres diputados repartirán sus votos entre el “sí” y la abstención.