Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
XIII CONGRESO DEL SINDICATO MAYORITARIO

ELA intenta reforzar sus estructuras para afianzarse como contrapoder

La central abre hoy su congreso con el objetivo de ganar afiliación en las pymes

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz en el Primero de mayo de 2012
El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz en el Primero de mayo de 2012

“Luchamos para obligar a la política a aceptar nuestras reivindicaciones”. El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, lo tiene absolutamente claro. En un artículo que firma en la revista de su sindicato Landeia, lo afirma sin ambages, tras explicar además que la mejor manera de lograr ese objetivo es reforzando su organización, es decir, ganando en afiliación, pese a atravesar un contexto de crisis que les ha hecho perder 4.006 carnés desde el año 2008. El sindicato mayoritario ELA quiere salir de su 13º Congreso que se celebra hoy y mañana en Bilbao, con la idea central, de que es fundamental ganar músculo para jugar ese papel que se adjudican de contrapoder, sobre todo después de que la última reforma laboral que lleva el campo de juego de la negociación colectiva al ámbito que más les gusta, la empresa, les ponga ese objetivo a su alcance.

El sindicato es plenamente consciente de que las condiciones de trabajo se van a disputar en la empresa. ELA tiene un plan de trabajo para evitar que los empresarios decida unilateralmente esas condiciones y es abordar con todos sus medios lo que denominan “la sindicalización de las pymes”. Para lograr ese objetivo ELA va a desplegar sus efectivos en una campaña de información a los trabajadores de las pymes en su propio centro de trabajo de los efectos reales que tiene la reforma para sus intereses y derechos, y después “plantear la sindicalización como paso previo a la negociación” en el seno de las propias empresas. El sindicato de Muñoz sostiene, frente al resto de las fuerzas sociales que apuestan claramente por la negociación sectorial para proteger a todos los trabajadores de las pymes, que suponen más del 85% del empleo en Euskadi, que “la única forma de parar la reforma de la negociación colectiva es el convenio de empresa. Decir que el sectorial la puede parar es engañar a la gente”.

Muñoz será

reelegido el jueves

ELA basa su poder de influencia, precisamente en la dimensión que tiene como sindicato mayoritario, con más de 100.000 afiliados y en su fuerza en las movilizaciones ya que desde hace años no participa en los órganos de diálogo social. Tras abandonar el CRL y CES, y no haber participado durante la pasada legislatura en la Mesa de Diálogo Social que puso en marcha el Gabinete de Patxi López, ELA se ha centrado en crear un polo más o menos estable de sindicatos nacionalistas con el que ha forzado hasta cinco huelgas generales en los últimos tres años y medio. El secretario general, Adolfo Muñoz, que será reelegido el jueves, hará un llamamiento en el congreso para “a partir del contrapoder”, trabajar las alternativas y llamar a la gente a la movilización.

Entre las alternativas a las que se refiere está la de mantener la alianza con los sindicatos y movimientos sociales soberanistas que ya han explorado con éxito estos años, aunque con ciertas discrepancias, más de acción sindical, en ocasiones, con la central abertzale LAB. Enfrentado políticamente a todos los partidos, incluido Bildu, a cuyos dirigentes en Gipuzkoa acusan de haber descubierto los límites de la gobernabilidad tras su pacto con el PSE en materia de fiscalidad, y después del desplante al consejero de Empleo, Juan María Aburto en la reciente ronda de conversaciones que inició con todos los sindicatos, ELA hará un llamamiento a la desobediencia. Una de las propuestas de resolución se basa en hacer “auditorías ciudadanas” a la deuda. En caso de ser “ilegítima, es decir, tomadas a espaldas de la ciudadanía”, propondrán no pagarla.