Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre acusada de matar a su bebé afirma que intentó reanimarlo

La progenitora pensó que su hija nació muerta con el cordón umbilical en el cuello

Una joven acusada de haber matado a su hija recién nacida tras el parto en abril de 2009 en Dénia (Alicante) ha defendido su inocencia y ha afirmado que intentó reanimar al bebé porque "pensaba que había nacido muerto", ya que "tenía el cordón umbilical enredado en el cuello".

En el juicio con jurado iniciado este lunes en la Audiencia de Alicante y que continuará mañana, la procesada ha declarado que, tras dar a luz a su hija en el baño de la vivienda, trató de reanimarla practicándole "un masaje cardíaco muy suave con los dedos pulgares".

De acuerdo con su versión, después del alumbramiento y el intento de reanimación de su hija, su pareja de entonces entró en el cuarto de baño, la sacó de allí a rastras y la acostó en la cama. La joven ha relatado que en aquel momento perdió el conocimiento y despertó algunas horas más tarde. Según ha relatado, cuando le preguntó a su excompañero por la recién nacida, éste le dijo que se olvidara y que "ya no había bebé".

La acusada también ha expuesto que ocultó su embarazo a sus familiares cercanos y a su expareja porque "tenía miedo" de la reacción de éste. En su declaración se ha referido a diversos episodios de supuestos malos tratos físicos por parte de su excompañero, teniendo incluso que recibir asistencia médica en alguno de los casos.Sobre este punto, ha dicho que no llegó a declarar contra él porque, según ella, fue objeto de presuntas presiones por parte de su expareja para que no lo hiciera.

Por otra parte, ha asegurado que también estaba "totalmente controlada" por él, razón por la cual ha admitido que "nunca" acudió al médico durante su embarazo para conocer el estado del feto. Además, ha relatado que su expareja había intentado obligarla a abortar durante su anterior embarazo, en el que finalmente dio a luz a su hija mayor, y que le había manifestado en varias ocasiones su deseo de no tener más hijos.

Según el ministerio fiscal, la autopsia practicada al bebé reveló que "había nacido con vida" y que falleció como consecuencia de "múltiples traumatismos en el cráneo" y de "la asfixia" tras ser encerrado, aún con vida, en una bolsa de plástico.

Durante la vista oral se ha expuesto que, desde que ocurrieron los hechos, la joven ha aportado tres versiones sobre este caso. En las dos primeras se responsabilizó de lo ocurrido pero, según ella, por supuestas presiones de su excompañero.

En la tercera, la acusada modificó su versión e incriminó directamente a él en el suceso, según el fiscal, después de que la necropsia indicara que las múltiples fracturas craneales que presentaba la bebé eran incompatbles con una caída.

El ministerio público solicita para la joven una pena de veinte años de prisión por el presunto delito de asesinato, mientras que la defensa ha pedido su absolución por considerarla "inocente y víctima de violencia de género". El juicio seguirá el martes con las declaraciones de los testigos, así como de los peritos que han intervenido en la investigación del caso.