Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | CARLOTA ÁLVAREZ BASSO

“El futuro es la coproducción”

La nueva directora de Matadero Madrid defiende una gestión cultural basada en el trabajo en red con otras entidades y en los patrocinios. ¿Su presupuesto? Casi 3 millones de euros

Carlota álvarez Basso, el jueves en Matadero. Ampliar foto
Carlota álvarez Basso, el jueves en Matadero.

Carlota Álvarez Basso (Vigo, 1964) es conocida por sus jefes como “el tanque” o “la tanqueta”. Así la llaman respectivamente Pepe Guirao, que la puso al frente del departamento de Obras Audiovisuales del Museo de Arte Reina Sofía entre 1992 y 1999, y el delegado de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid, Fernando Villalonga, que le encargó primero ese Plan Estratégico de Cultura de Madrid (PECAM) —la hoja de ruta con la que se gestionarán todas las actividades culturales de la capital y que aún anda guardada en un cajón— y ahora la ha puesto a comandar el buque insignia de la ciudad, el Matadero. La coincidencia en el apodo no parece casual. Álvarez Basso es, aparte de madre profesional (tiene dos hijos pequeños), una mujer metódica, previsora, de esas que llevan el esquema hecho antes de que se lo pidan —ya había recopilado los datos que quería destacar, pensado donde se podía hacer la foto para esta entrevista y donde sería el encuentro, aunque luego nada fue como lo había pensado: el retrato lo ubicó el fotógrafo y la conversación se desarrolló en una cantina y no en su despacho—. Es de esas que no deja un mail sin respuesta, de las currantas tipo martillo pilón. Desde marzo que aterrizó en el consistorio ha organizado, punto por punto, nota por nota, sugerencia por sugerencia, todo el espectro cultural madrileño. Y ha marcado las directrices de lo que será el “cambio de paradigma” en la gestión cultural, aunque lo mantiene a buen recaudo hasta que le den luz verde para enseñarlo. Pero basten tres palabras para resumirlo: asociación, coproducción y patrocinios. O lo que es lo mismo, si no hay un euro, o se colabora y “se suman esfuerzos” o las cuentas no salen. Aunque, como siempre, el que parte y reparte…

Pregunta. Vayamos al grano: ¿Con cuánto dinero cuenta para echar a andar con este buque?

Respuesta. Eeeeh… Digamos que tenemos dos retos en este momento. Dos movimientos que son complementarios. Uno es la integración de los ocho organismos que conviven en Matadero y la coordinación de su programación de manera que sumen y sean confluyentes. Y el otro es la diversificación, de socios, de entidades colaboradoras y la presupuestaria: tenemos que conseguir aumentar los ingresos de Matadero para hacer el proyecto sostenible.

P. De acuerdo, pero no me ha respondido a la pregunta, ¿Qué presupuesto tiene para eso?

R. El suficiente como para que haya programación a lo largo de todo el año.

P. ¿Pero cuánto es “suficiente”?

R. Suficiente. Suficiente para hacer una programación digna.

P. No va a decir cuál es su presupuesto.

R. [Niega con la cabeza y sonríe]

P. ¿Cuáles son las prioridades, entonces?

R. El equipo anterior ha logrado posicionar Matadero en la cartografía de Madrid y ahora el objetivo es lograr una mayor visibilidad como centro cultural del sur de Madrid. También es muy importante la integración en el barrio (Arganzuela y Usera) con sus vecinos. Y, por último, el posicionamiento internacional, como un gran centro dedicado a la creación contemporánea.

P. De los tres objetivos que ha mencionado, los dos primeros eran ya las prioridades básicas del equipo anterior, y el último, el “posicionamiento internacional”, ya se ha ensayado varias veces: residencias de artistas extranjeros, simposios internacionales, un archivo de creadores para dar a conocer cómo trabajan los artistas madrileños… ¿Cuál va a ser su abordaje?

R. Las dos primeras líneas son muy acertadas y por eso tenemos que incidir en ellas y, con respecto a la tercera, vamos a intentar posicionarnos de dos formas: crear una suerte de red de instituciones colaboradoras de una escala similar a Matadero para coproducir, porque el futuro de Matadero está en la coproducción, como el de la cultura en general. Y, por otro lado, atraer a profesionales internacionales para que conozcan la escena y el tejido cultural madrileño y las instalaciones. A lo largo del año vamos a tener un par de reuniones.

P. ¿Cómo cuáles?

R. Como un encuentro con el IKT, en sus siglas en alemán, que equivale a una organización internacional de comisarios independientes, y que estará organizado por el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M), el Reina Sofía y Matadero.

P. ¿Habla alemán?

R. No. Hablo francés, inglés y portugués.

P. ¿Y la otra reunión?

R. La estoy negociando para el mes de octubre.

P. Ha mencionado antes la necesidad de aumentar los ingresos para que este proyecto sea sostenible, ¿cómo?

R. Con las coproducciones y con la cesión de espacios, cada vez más. Y queremos poner en marcha algún servicio más al ciudadano, como el alquiler de bicicletas.

P. ¿Para cuándo?

R. Espero que para el verano. Queremos que Matadero se convierta en el inicio de ese paseo a lo largo de Madrid Río.

P. ¿Hay alguna cosa concreta ya programada para este año?

R. Lo que más nos interesa es la multidisciplinariedad: el teatro, la danza, la música, el cine, la literatura… que ya están per sé en Matadero. Queremos explorar sus posibles declinaciones en otras praxis culturales mixtas, que tengan que ver con la performance, con el arte colaborativo, con las creaciones colectivas y para ello queremos abrir las instalaciones a las iniciativas ciudadanas: la gastronomía creativa, el arte de autoría colectiva...

P. ¿Pero me puede adelantar algo que nos vayamos a encontrar en los próximos meses?

R. Sí, vamos a tener actividades regulares en la terraza, parecidas a los del año pasado, pero le vamos a cambiar de nombre. Y luego promoveremos eventos globales de todos los socios para que sean eventos de la ciudad.

P. ¿Volverán a acoger el Día de la Música?

R. En principio sí.

P. ¿Y los Veranos de la Villa?

R. Todavía no lo he empezado a ver, espero que sea expansivo...

P. El año pasado se pusieron a cubierto y se celebraron, in extremis, en el Circo Price, en contra de los promotores...

R. Pues me parece que gustó más.

P. Si habla con los promotores le dirán que no.

R. Yo pensaba lo contrario... Cada un ve a feira según lle vai [cada uno ve la feria como le conviene].

P. ¿Cuál es el sello de la casa de Carlota Álvarez Basso?

R. Probablemente sea la coproducción. Es más fácil encontrar socios que patrocinadores.

P. ¿Cuál es su debilidad artística?

R. Estoy especializada en cultura audiovisual, pero mi pasión personal es la danza contemporánea.

P. ¿Qué cree que puede aportar a Matadero?

R. Estoy muy animada y puedo aportar la experiencia de 20 años de gestión cultural.

Tres horas más tarde suena el teléfono.

— He consultado y el presupuesto que tiene Matadero para este año es de 2,9 millones de euros, sin contar los posibles patrocinios que el año pasado supusieron 705.000 euros.

Un pellizco nada desdeñable de los 87 millones de presupuesto que tiene el área de Las Artes teniendo en cuenta que, por ejemplo, el Circo Price se ha quedado con 200.000 euros para todo, incluidos los sueldos de los acomodadores.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram