Sevilla homenajea al fotógrafo Rafael Sanz Lobato con una muestra antológica

El convento de Santa Clara acoge la exposición, compuesta por 137 instantáneas

Procesión de los Bercianos, en Bercianos de Aliste (Zamora).
Procesión de los Bercianos, en Bercianos de Aliste (Zamora).R. S. LOBATO

Gracias a su particular forma de captar la realidad, obsesionado con una técnica impecable y perfeccionista, sus fotografías llegan a desnudar el alma del individuo y a reflejar la personalidad de los personajes que retrata. Hasta el 2 de marzo, el convento de Santa Clara de Sevilla acoge una exposición antológica sobre Rafael Sanz Lobato (Sevilla, 1932), Premio Nacional de Fotografía 2011.

La muestra está compuesta por 137 fotografías originales del artista, que recorren toda su obra desde 1960 hasta 2008, y supone una primera revisión de la totalidad de su creación. Esta exposición supone devolver literalmente del olvido a este artista que a sus 80 años, y disminuido a consecuencia de una degeneración macular en el ojo, es el padre de toda una forma de entender la fotografía antropológica y maestro de Cristina García Rodero.

Rafael Sanz Lobato.
Rafael Sanz Lobato.a. garcía

La exposición recorre todas las facetas del fotógrafo que se distribuyen entre paisajes, sus impactantes retratos y sus bodegones. Los temas que aborda se refieren a la transformción del mundo rural tradicional y las culturas populares ante los nuevos tiempos, dejando la memoria de un mundo que desapareció. “No hay nadie tan libre como Rafael, su obsesión a la perfección es pareja a su espíritu rebelde, a su carácter inconformista, a su personalidad incomprendida, a su espíritu de lucha”, ha asegurado esta mañana el alcalde, Juan Ignacio Zoido, durante la presentación de la muestra.

Las series de Sanz Lobato, como las tituladas A Rapa das Bestas, Bercianos de Aliste o Auto Sacramental de Camuñas, en las que refleja la diversidad cultural de España, le valieron también la Medalla al Mérito de las Bellas Artes en 2003.

Muy impactado por el neorrealismo italiano y por los grandes reportajes antropológicos americanos, la consagración internacional del fotógrafo sevillano vino reconocida por su serie dedicada a los Bercianos de Aliste en Zamora, documentando el Viernes Santo. Su trabajo adopta un método de observación antropológica y un enfoque documental que influyó en el fotoperiodismo contemporáneo, precisamente por coincidir con un cambio de época histórica y política.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS