Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña pierde 40 millones por una herencia urbanística de Vázquez

Una investigación oficial concluye que se lucraron promotores, Fontenla entre ellos

Hasta unos 40 millones de euros, entre pérdidas e indemnizaciones, asciende el agujero en las arcas municipales de A Coruña causado por una de las herencias urbanísticas más dolosas del exalcalde socialista Francisco Vázquez. Bajo su “supervisión directa” se sucedieron múltiples irregularidades detectadas en el proceso administrativo para la urbanización del barrio de Someso, a la entrada de la ciudad, según concluyen las funcionarias del Ayuntamiento a las que encargó una investigación el equipo del actual regidor, Carlos Negreira, del PP. Un informe del que fue informado ayer el pleno municipal y que ya está en manos de la Fiscalía para que determine si ve indicios de delito en una operación en la que no hubo “enriquecimiento de ningún funcionario o cargo público” pero sí jugosos beneficios para promotores privados, “en particular la familia de Antonio Fontenla”, jefe de la patronal gallega y exsocio de la familia de Vázquez en otros negocios.

 El caso Someso o Relámpago, como le gusta llamarlo al PP, que hizo de él su principal caballo de batalla en las elecciones de 2011 que pusieron fin a 28 años de hegemonía socialista, cuesta ya indemnizaciones millonarias al Ayuntamiento —está pagando una primera factura de 8,1 millones— al perder en los tribunales frente a las reclamaciones de los expropietarios de solares expropiados. Todo partió de la adquisición en 1989 “bajo supervisión directa del alcalde”, entonces Vázquez, y de sus “órdenes por escrito”, de terrenos para construir inicialmente un campo de fútbol para el club Relámpago. Pero nunca se hizo y en su lugar se erigieron torres de pisos y un centro comercial. La investigación municipal desvela un cúmulo de anomalías en la valoración y procedimiento seguido por el Ayuntamiento para expropiar esos 21 solares, en total 9.499 metros cuadrados. “No es posible individualizar la responsabilidad sobre las irregularidades producidas que tuvo lugar en distintos departamentos”, concluye la investigación , y por lo tanto “deben achacarse a una mala organización y una gestión ineficiente”, especialmente en Urbanismo.

Los beneficiarios fueron empresas y personas incluídas en la Junta de Compensación de la urbanización, que presidía Fontenla. Además de la constructora del presidente de la patronal, también están entre los promotores de esa junta Caixa Galicia, Home Galicia, Vallehermoso, Multiveste, Uneda, Marte SL y Ferisa. Aportaron las 21 parcelas adquiridas por el Ayuntamiento, que inexplicablemente nunca había registrado su propiedad. Hay también otros particulares beneficiados, como la familia Yordi Catoira que al hacer una permuta con un solar de su propiedad, situado en el monte de San Pedro, recibió a cambio una superficie mucho mayor en Someso, en las inmediaciones del recinto ferial de la ciudad. Y la Administración local, al vender en 2004 a esa junta de compensación edificabilidad en esos terrenos —una “decisión de índole política”, reseña el informe municipal— ganó plusvalías importantes pero también perdió más de 1,1 millones de euros ya que cedió los solares a precio para viviendas protegidas, muy por debajo de lo que valía al ser terreno de libre urbanización.

La lista de anomalías es larga. Por ejemplo, la expedición de certificados del Ayuntamiento con el encabezado con nombre y apellidos del secretario municipal pero sin su imprescindible firma. En un punto sí da el informe la razón a los anteriores gobernantes al coincidir en que el Ayuntamiento compró, pero no expropió, a los dueños los terrenos para el campo de fútbol, por lo que no deberían obtener indenmización al no cumplirse el fin para el que vendieron sus propiedades. Pero el Tribunal Superior de Xustiza tumbó esta interpretación y obligó a compensar con sumas millonarias a los afectados.

 

El PSOE dice que "no hay caso"

“No existe el caso Relámpago”, protestó ayer en el pleno la portavoz socialista, Mar Barcón. “No hay nada que esconder ni antes ni ahora”, ahondó, al tiempo que reiteró su “pleno apoyo” al gobierno del PP “para que emprenda las acciones que crea oportunas para aclarar cualquier duda”. Los socialistas, ahora en la oposición, ya se autodenunciaron el pasado año sobre este caso ante el fiscal, que archivó su escrito. Pero aún sigue sin pronunciarse sobre el informe de la investigación municipal que el equipo de Negreira le remitió por recomendación de la Asesoría Jurídica.

El teniente de alcalde, Julio Flores, insistió ayer en pedir prudencia a la espera de lo que decida la fiscalía. Y fue muy crítico con el BNG, cuyo portavoz, Xosé Manuel Carril, volvió a insistir en que la Administración local actúe y haga valer sus derechos independientemente de que luego la Justicia dirima si hubo o no responsabilidades penales. Los nacionalistas, exsocios de gobierno del PSOE entre 2007 y 2011, denunciaron omisiones importantes en la investigación municipal, como recalificaciones urbanísticas o pagos que el gobierno de Negreira perdonó el pasado año a Fontenla.