Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agenda del jefe de Emarsa revela su relación con Camps y García Antón

Cuesta tenía contactos habituales con los ahora imputados Morenilla y Bernácer

Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa, entrando en el juzgado a declarar en noviembre de 2011.
Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa, entrando en el juzgado a declarar en noviembre de 2011.

El que fuera gerente de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa), Esteban Cuesta, hoy imputado por el saqueo de la depuradora de Pinedo, tenía contactos en el PP que llegaban hasta el entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Así lo revela una agenda de 2005 que manejaba su secretaria, a su vez secretaria del presidente de la sociedad, Enrique Crespo, también imputado. En ella aparecen anotaciones tanto de la secretaria como del propio Cuesta. Una de ellas, correspondiente al miércoles 2 de febrero, refleja textualmente: “comida Estrella hna. Paco Camps”. Se refiere a Estrella, hermana del expresidente, que fue la que propició la relación de Cuesta con la familia del entonces jefe del Consell a través de su esposa, niñera de los hijos de Camps durante un tiempo. La otra alusión, del jueves 2 de junio, apunta: “visita de Francisco Camps”. La nota indica que esa visita debería producirse el 21 de julio, a las cinco de la tarde, coincidiendo con las fiestas del barrio de las Carolinas, en Benimàmet.

Cuesta, que había sido hasta 2003 alcalde pedáneo de Benimàmet, nombrado por la alcaldesa Rita Barberá, fue colocado como gerente de Emarsa en 2004 pese a que su profesión es la de ATS y no tenía conocimiento alguno del tratamiento de aguas residuales ni de la gestión de empresas. Su agenda refleja actividades que prolongan su vida pública en la pedanía y pone de manifiesto sus contactos con concejales del Ayuntamiento de Valencia, como Silvestre Senent y Jorge Bellver, así como su asistencia a actos políticos del PP. La agenda, que ha sido incorporada por el juez, tras la depuración de datos de carácter personal, a la investigación del caso Emarsa, recoge abundantes citas con José Juan Morenilla, gerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) e Ignacio Bernácer, jefe de explotación del organismo desde el que la Generalitat Valenciana financiaba la planta depuradora de Pinedo mediante convenios para pagar el tratamiento de lodos. Un mecanismo con el que, según el juez Vicente Ríos, defraudaron supuestamente varios millones de euros. Una de las anotaciones del dietario es curiosa. Es del viernes 4 de marzo y señala, a las 9.00, “Ayuntamiento de Manises” [del que era alcalde el presidente de Emarsa, Enrique Crespo]; a las 11.00, “Epsar bufanda”, y a las 13.00, “José Luis Sena (Notec)”. Sena también está imputado por el fraude en los lodos y la empresa Notec, implicada.

El dietario incluye numerosas citas con Jorge Bellver o Silvestre Senent

La agenda refleja una serie de citas con el entonces consejero responsable de las depuradoras, José Ramón García Antón (fallecido en agosto de 2009). Cuesta se habría reunido de manera habitual con el consejero en 2005, especialmente entre los meses de enero y marzo. Por ejemplo, el viernes 11 de febrero el apunte, probablemente de la secretaria, señala “García Antón 21/02 a las 18.30 (me dijo 15/02 pero estás en Madrid)”. Belén Juste, Félix Crespo, María Jesús Puchalt o Luis Botella figuran entre los cargos públicos del PP que la agenda de Cuesta relaciona. Hay diversas alusiones a reuniones en “alcaldía” y el jueves 7 de abril se consigna una cita con la “alcaldesa”.

La oposición cree que Barberá estaba al tanto de la sociedad

EL PAIS

Los tres partidos de la oposición al gobierno del PP en Valencia denunciaron ayer que la alcaldesa de la capital, Rita Barberá, estaba al tanto de los “entresijos” de Emarsa, sociedad pública de depuración de aguas investigada por el supuesto saqueo de fondos públicos.

La oposición reaccionó así tras conocer la declaración de la concejal de Valencia Maria Àngels Ramon-Llin, que reconoció que fue un consejero socialista quien la puso en alerta de los problemas de Emarsa.

Para el edil socialista Pedro Miguel Sánchez, “hacer creer que Barberá desconocía los entresijos de la depuradora de Pinedo” es “ciencia ficción”. Según Sánchez, Ramón-Llin debería haber dejado claro en su declaración ante el juez que “la única persona con capacidad para tomar una decisión como la de liquidar Emarsa y transferirla a la Generalitat era Barberá”.

El portavoz de Compromís, Joan Ribó, coincidió en que Barberá “conocía perfectamente el saqueo de Emarsa” y fue ella misma la que se dirigió al entonces consejero de Medio Ambiente, Juan Cotino, para iniciar el proceso de liquidación de la empresa. Según Ribó, "si ha pasado lo que ha pasado es porque la alcaldesa hizo una absoluta dejadez de funciones de su cargo y permitió, por omisión y siendo benevolente, el saqueo planificado de Emarsa".

El portavoz de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, anunció que su grupo exigirá explicaciones a la alcaldesa de Valencia sobre lo que sabía. “Creemos que Barberá no ha actuado de una forma clara hacia la oposición ni hacia los valencianos a la hora de facilitar toda la información de la que era poseedora y, por ello, vamos a exigirle que explique cuál fue su gestión, su responsabilidad, su información y sus decisiones en torno al caso Emarsa”.