Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oferta para estudiar inglés en los centros públicos aumentará un 60%

Fabra anuncia la recatalogación de 600 plazas docentes en Primaria para el modelo plurilingüe

Alberto Fabra saluda a un niño durante su visita ayer al colegio Escriptor Canyís de Monòver.
Alberto Fabra saluda a un niño durante su visita ayer al colegio Escriptor Canyís de Monòver.

No habrá más maestros en los colegios públicos, pero los que conserven su plaza deberán tener una mayor competencia lingüística. Los recortes y la actual coyuntura económica impiden dotar a los centros de nuevas plazas docentes, pero para lograr implantar progresivamente un modelo de aprendizaje trilingüe, el Consell ha optado por incrementar en un 60% la plantilla actual de docentes capaces de dar clases en inglés “para que el plurilingüismo sea una realidad”, según anunció este miércoles en Monòver (Alicante) el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra.

Para ello, la Consejería de Educación pondrá en marcha un nuevo modelo de dotación de plantillas en Primaria con 600 puestos de maestros catalogados en inglés. No serán plazas de nueva creación, sino que se recatalogarán los puestos ya existentes.

Fabra hizo este anuncio en el patio del colegio Escriptor Canyís, en Monòver, arropado de tres consejeras, entre ellas la de Educación, María José Catalá. El presidente argumentó su apuesta por el modelo de educación trilingüe porque los tiempos han cambiado y se debe “mejorar la educación y actualizarla”. Fabra recordó que la Red de Centros Plurilingües cuenta ya con 270 colegios.

El nuevo modelo plurilingüe, que ha empezado a aplicarse este curso en Infantil con el que estudian ya 35.000 niñas y niños de tres años, pretende conseguir que al final de la etapa obligatoria el alumnado domine las tres lenguas (inglés, valenciano y castellano). “Queremos ofertar aprendizaje en inglés porque es el futuro, y para ello las Administraciones, profesores y padres debemos ir de la mano”, aseguró Fabra.

Alberto Fabra: “El inglés es el futuro y todos debemor ir de la mano”

El modelo trilingüe impuesto por el PP contempla dos itinerarios. Uno mayoritariamente en valenciano, en el que habrá una materia obligatoria del ámbito no lingüístico en castellano, además de la Lengua o Literatura castellana, y otra asignatura en inglés, además del idioma extranjero. Y el programa en castellano contempla dos asignaturas en valenciano: Coneixement del Medi más la asignatura del idioma propio y otras dos asignaturas en inglés.

Según fuentes de la consejería este curso académico existen 1.043 puestos docentes catalogados en lengua extranjera en inglés, y para el próximo año el 100% de las plazas de Secundaria serán catalogadas en valenciano. Alberto Fabra cifró en 11 millones de euros diarios la inversión que realizan en Educación y aseveró que “la igualdad de oportunidades y la excelencia son garantías para que los alumnos puedan ser los mejores profesionales”.

Miguel Soler, responsable de Educación de la ejecutiva del PSPV, tildó de “chapuza integral” la apuesta por el plurilingüismo de Fabra que “trata por igual a tres lenguas que están en diferente situación”. Soler lamentó que no se fomente el aprendizaje del valenciano y que los profesores sean los que sufran “con más carga lectiva y más competencia” las consecuencias de los recortes educativos.

 

El valenciano, lengua ‘ambiental’

“No podemos salirnos de la legalidad, el decreto no nos gusta, pero intentamos mejorarlo”, admitió Jaume Fullana, de Escola Valenciana. La entidad cívica, que representa a 200.000 alumnos que estudian en la lengua propia, empezó a remitir ayer por correo electrónico a todos los colegios un borrador del Projecte Lingüístic de Centre, con algunas recomendaciones. Cada centro deberá presentar a la consejería su propuesta para el próximo curso antes del 28 de enero.

Fullana admitió que son conscientes de que “damos un paso atrás” y que el valenciano, como lengua minorizada, compite con otras dos lenguas que tienen una gran presencia social (castellano e inglés). Por eso, Escola Valencia insta a los colegios a que apliquen el itinerario lingüístico en valenciano (en el que hay solo dos asignaturas en castellano y otras dos en inglés). Y plantean que el valenciano se convierta en la “lengua ambiental”, la que se use en reuniones, comunicaciones, publicaciones o en las actividades extra escolares para “compensar así la pérdida” de protagonismo del valenciano en el aula, según explicó Fullana. Escola Valenciana y otras 35 entidades e instituciones académicas, entre ellas las cinco universidades públicas y la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), mostraron en junio del año pasado su rechazo absoluto al modelo de plurilingüismo que defiende la consejería.

La idea inicial era aplicar un modelo similar al gallego (con un 33% de docencia en cada lengua), pero el rechazo que provocó la propuesta obligó a la consejería a negociar hasta conseguir este modelo que entierra definitivamente los programas de incorporación progresiva, vigentes hasta el curso pasado.