Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una pareja por abandonar a dos ancianos en Nochebuena en Altura

La Policía Local encontró a la pareja de madrugada, cobijada en una parada de autobús

El hijo de los ancianos y su pareja han sido detenidos por abandono y violencia doméstica

Los mayores se encuentran ahora alojados en una residencia en la localidad de Estivella

Una pareja de ancianos, de 80 y 83 años, cobijados bajo la marquesina de una parada de autobús a las tres y cuarto de la madrugada del día de Navidad. Esta es la imagen que encontró la Policía Local mientras realizaba una patrulla rutinaria la noche del 24 de diciembre en Sagunto (Valencia).

Los ancianos explicaron a los agentes que su hijo y la pareja de este, con quienes vivían desde hace un año, les habían echado de casa en Altura (Castellón) y que ambos se habían desplazado a Sagunto porque era donde vivían anteriormente, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Valencia.

Los agentes avisaron a la Policía Nacional quien la mañana del día 26 detuvo al hijo del matrimonio y a su pareja por un delito de abandono y violencia doméstica. El Juzgado de Instrucción de Segorbe ha abierto una causa contra ellos y ha decretado su libertad sin imponer medidas cautelares, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

La concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sagunto, Davinia Bono, ha explicado que los ancianos fueron trasladados al hospital de la localidad para realizarles un análisis médico y pasaron allí la noche, ya que la pareja llevaba desde las siete de la tarde sin comer y la mujer necesitaba medicación para la diabetes que padece. Los informes médicos se adjuntarán a la documentación del atestado judicial que está en manos del Juzgado número 4 de Sagunto.

Tras el análisis, los ancianos fueron trasladados a una residencia de Estivella donde todavía se encuentran alojados. Davinia Bono asegura que el hijo de los ancianos, con antecedentes policiales por maltrato, y su pareja eran problemáticos. El Ayuntamiento había recibido quejas de varios vecinos por malos olores y presencia de cucarachas pero pese a que el consistorio había intentado varias veces ayudar a los ancianos, Bono afirma que estos siempre se negaron a ser atendidos.