Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños del bus de las madres de Montserrat sufren otra discriminación

Las madres han reunido dinero para recuperar el servicio durante tres meses

La directora del centro impide que entren junto a los demás autobuses

Gracias a la venta de cerca de 1.800 ejemplares del calendario erótico protagonizado por sus madres, 25 niños y niñas del colegio Evaristo Calatayud de Montserrat se desplazaron este lunes en autobús, por primera vez en lo que va de curso, sufragado por las familias. Para estas, el mejor regalo de Reyes es el autobús de las mamis, como lo llama Silvia Cisneros, la madre que va de guerrillera en ese almanaque que les permite pagar los 3.100 euros mensuales que cuesta este sistema de transporte escolar, privado pero colectivo, al menos durante tres meses. “El calendario sigue en venta”, recuerda esta madre, hasta agotar la primera tirada de 3.000 ejemplares.

Sin embargo, la dicha no fue completa. “Nuestra alegría por haber conseguido una parte de nuestro objetivo se ha visto empañada”, se lamentaba Yolanda Peiró, la mamá de las alas, ya que “la directora de nuestro centro, según ella por órdenes de la consejería, discriminó a nuestros niños con respecto a los nenes que suben en los otros dos autobuses”.

Los otros autobuses son los subvencionados por la Administración, cuya cobertura han reivindicado una y otra vez las familias que se quedaron sin transporte escolar público con la aplicación por parte de la Consejería de Educación de la resolución de 20 de septiembre pasado, por la que se modificaban los criterios del servicio de transporte escolar para el curso 2012-2013.

Con lo obtenido hasta ahora con los calendarios tendrán para tres meses

Según esa normativa, el transporte subvencionado no cubre a aquellas familias que viven a menos de tres kilómetros del colegio en línea recta y sólo se benefician del mismo quienes cursan la enseñanza obligatoria, que abarca desde los 6 a los 16 años.

Más de 80 niños del único colegio de Primaria e Infantil de Montserrat se quedaron sin transporte público, teniendo que hacer un recorrido que o bien se efectúa por caminos de piedras, o si se hace por carretera supone hasta seis kilómetros, según explican las madres del calendario.

Por eso, la mayoría de las familias impugnaron la decisión de la consejería de dejarles sin transporte escolar, basándose “en el mismo programa informático que utiliza la Administración”, explica Yolanda Peiró, “con lo cual demostramos que muchas mediciones eran erróneas”. Previamente, habían enviado una carta a la Consejería en la que argumentaban sus demandas, sobre las mediciones efectuadas por la Policía Local, según las cuales el trayecto más corto a pie hasta el centro educativo superaba la medida mínima exigida por la Administración.

Este lunes se resolvieron las impugnaciones presentadas a la Administración

Justamente ayer, informan algunas de las familias que impugnaron, se les notificó a través de la directora una resolución por la cual algunos de los niños que iban en autobús público hasta ahora, tendrán que “bajarse” del mismo a partir de hoy, martes. Esas plazas libres las ocuparán otros niños que se habían quedado sin transporte público.

Uno de esos escolares que hoy podrá estrenar el transporte público tras resolverse las impugnaciones, es el hijo de tres años de Silvia Cisneros, que este lunes también inauguró el autobús pagado por las familias y cuya hermana de Primaria sí viajaba en el autobús de la consejería. Tanto Cisneros como Peiró manifiestan su incomodidad con este tipo de soluciones, porque pueden acabar enfrentando a las familias. “Al final nos dirán que la culpa de que bajen otros niños del autobús público es nuestra y no es verdad, queremos transporte escolar para todos y lo tiene que poner la Administración, no tenemos por qué pagarlo nosotros”.

Esa reivindicación a la que no renuncian les llevará este martes a manifestarse ante la Consejería de Educación “con peluca y narices de payasos”, porque “la directora del colegio nos acusó de estar montando un circo”.

Más información