Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Ciudad de las Lenguas a la “zona idiomática”

Bataller insiste en que se trabaja en el proyecto anunciado hace ocho años

El Ayuntamiento de Castellón no renuncia, ocho años después, a convertir en realidad la Ciudad de las Lenguas, un complejo de ocio y turismo idiomático diseñado en 2005 en los terrenos sobre los que se asienta el aeroclub, en el distrito marítimo, y que debía impulsar el exalcalde de la ciudad y ex consejero delegado de Castelló Cultural, José Luis Gimeno.

Más de ocho años después, la obra sigue siendo una incógnita, pero el alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, aseguró este jueves que se sigue trabajando “en un proyecto para la ciudad en esa zona que potencie el turismo y la llegada de estudiantes”.

Incidió en su deseo de “explotar” estos 500.000 metros cuadrados de terreno: “Es una época difícil pero no hemos dejado de trabajar en un plan director y de negocio —junto a la Generalitat— que daremos a conocer en breve, y en cuál será la salida para el aeródromo en el futuro”, aclaró.

No obstante, reconoció “no saber con claridad” lo que se quiere levantar en la zona “ni el presupuesto”. Y tampoco el nombre que recibiría el complejo al que, dijo, nunca se ha referido como Ciudad de las Lenguas.

“Ese nombre, Ciudad de las Lenguas, salió hace años, pero yo prefiero hablar de zona de ocio y turismo idiomático. Se puede llamar Warner Bross o lo que la financiación público-privada decida. No sé cómo lo llamaremos”, aseveró. Sobre la liberación de los terrenos que actualmente ocupa el aeroclub para poder acometer el proyecto, el alcalde dijo que este suelo pasará a ser de nuevo municipal “dentro de nada”, aunque no fijó fechas.

Saldar la deuda

Bataller realizó este anuncio durante su comparecencia para hacer un balance del ejercicio 2012 y para abordar algunos de los ejes sobre los que se asentará la gestión municipal durante el recién estrenado año.

El regidor dejó claro que 2012 “no ha sido un año fácil” pero también que el trabajo realizado y las medidas adoptadas “han merecido la pena”. Medidas entre las que citó la renegociación de contratos y alquileres y las políticas de reducción del gasto que han permitido, dijo, ahorrar diez millones de euros. Entre los propósitos para este año, Bataller destacó el de saldar la deuda del Ayuntamiento con los proveedores. También anunció que a partir de 2014 podría empezar a abordarse una rebaja de la presión fiscal.