Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía imputa a 16 personas por los incidentes del Euskadi - Bolivia

El PSE se suma al PP y exige que Beltrán dé explicaciones en el Parlamento

El número de personas imputadas por la Fiscalía por los incidentes registrados durante el partido Euskadi - Bolivia, de momento, asciende a 16, según datos de la Ertzaintza, que no descarta que se incremente la cifra a raíz de la investigación sobre los hechos, que continúa abierta. A los dos detenidos, un joven de 25 años y un menor de 15, la Ertzaintza ha sumado otros 14 nombres, otros tantos implicados en el lanzamiento de bengalas, bombas de humo, petardos y sillas al final del primer tiempo que fueron identificados por los agentes durante los altercados.

Los incidentes además se saldaron con unos 14 agentes heridos, siete de ellos de baja por fracturas y policontusiones. La actuación de “probablemente varios centenares” de radicales, según la Ertzaintza —800 apunta Erne, el sindicato mayoritario del cuerpo— empañaron un partido en el que la Euskal Selekzioa se impuso a Bolivia por seis goles a uno el pasado sábado en Anoeta, y ha desatado el primer enfrentamiento entre la oposición y el Departamento de Seguridad, y entre este y las centrales con representación en la policía vasca.

El PSE se sumó ayer al PP y exigió que la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, comparezca de urgencia en el Parlamento vasco para explicar “los incidentes ocurridos al término del partido amistoso entre las selecciones de Euskadi y Bolivia”, según el escrito que remitió el portavoz de los socialistas, José Antonio Pastor, a la Mesa de la Cámara. Una medida que los populares presentaron el pasado lunes. El PSE aumenta así las críticas contra la consejera sobre la actuación de la Ertzaintza, cuyo dispositivo de actuación fue tildado por Erne de “caótico”. De hecho, el secretario general del PSE, Patxi López, descartó el lunes exigir explicaciones a Beltrán de Heredia en la Cámara. Las principales críticas de las centrales sindicales de la Ertzaintza con Erne a la cabeza, contra el Departamento, radican en el dispositivo de seguridad diseñado para el encuentro.

Queda por saber cómo

introdujeron las bengalas

El partido fue calificado de “alto riesgo”, según el presidente de la Federación Vasca de Fútbol, Santi Arostegi, y el número de efectivos, ya fueran policiales, o contratados con empresas privadas, fue diseñado en varios encuentros entre los organizadores, la Ertzaintza, Cruz Roja y otra serie de organismos. “El número de efectivos habitual se superó incluso en cinco personas”, explicó a este periódico Arostegi, que puntualizó que el coordinador de seguridad del partido fue un ertzaina. Queda por despejar cómo los 800 radicales que reventaron el partido, pertenecientes a cuatro grupos violentos, entre ellos Peña Mujika, Indar Gorri y Eztanda Norte, según Erne, consiguieron introducir en Anoeta las bengalas y demás objetos pirotécnicos que lanzaron contra el campo y los agentes. Los violentos arrojaron alrededor de 70 bengalas y unos 230 asientos, además de objetos punzantes, según la basura que recogieron los servicios de limpieza tras el encuentro, puntualizó Arostegi, que deberá hacer frente a la factura por los desperfectos ocasionados y a las posibles sanciones que se deriven.

Erne se reúne hoy con los agentes de la Brigada Móvil (antidisturbios) implicados en los hechos, de los que 12 resultaron heridos. El viernes le tocará el turno a los agentes de Seguridad Ciudadana (dos heridos), que actuaron en los altercados. El objetivo de los encuentros es determinar qué sucedió y cómo se diseñó el operativo por las posibles denuncias que los ertzainas quieran interponer contra la consejería, y sobre las que el sindicato ha ofrecido a los agentes cobertura. La central además va a remitir un escrito a Beltrán de Heredia exigiéndole una investigación interna y la depuración de responsabilidades.