Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic defiende la independencia de la institución

La Acadèmia de la Llengua reclama a RTVV que cumpla su objetivo de fomento del valenciano

Rafael Vicente Queralt, Síndic Major de Comptes destacó ayer en unas declaraciones tras entregar al presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, el informe de fiscalización de las cuentas de la Generalitat de 2011, que fue aprobado por unanimidad de los tres síndics que constituyen el Consejo de la Sindicatura. Queralt defendió la “independencia” de la institución y, en relación con el artículo de los Presupuestos de la Generalitat de 2013, aprobados el jueves, que prevé el control por la Generalitat de la ejecución presupuestaria del propio organismo fiscalizador, advirtió: “Esa medida requeriría una modificación de nuestra propia ley con mayoría cualificada”. Con ello, indicaba que es necesario consensuar con la oposición cualquier cambio del estatus de la Sindicatura.

Sobre la incorporación del exinterventor general de la Generalitat, Salvador Hernándiz, destituido tras el escándalo por la filtración de un informe judicial que costó el cargo al consejero de Hacienda, Queralt señaló que “es funcionario de la casa” y su trabajo se centrará en la fiscalización de la Administración local, no de la Generalitat.

El Síndic Major de Comptes acudió a las Cortes tras la visita que hizo al presidente de la Cámara el presidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Ramon Ferrer, para entregar la memoria anual de la institución. El incumplimiento del plan previsto para el fomento del valenciano en Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) fue uno de los temas destacados en las declaraciones que Ferrer hizo tras la reunión.

El presidente de la AVL explicó que la institución ya tiene acabada la Gramàtica Valenciana Básica y que el Diccionari Normatiu Valencià está en la recta final, para ser publicado en 2013. La Acadèmia hizo coincidir el acto con la publicación de una declaración institucional sobre el 80 aniversario de Les Normes de Castelló. En medio del debate sobre el plurilingüismo requirió del sistema educativo “que garantice que todos los valencianos tienen derecho a recibir la enseñanza del valenciano y que cualquiera que haya sido la lengua habitual al iniciar los estudios, los alumnos han de ser capaces de utilizar, oralmente y por escrito, el valenciano en igualdad con el castellano”. Para la Acadèmia, el plurilingüismo debe ser la “continuación de los programas bilingües actuales”, los cuales deben ser tomados como “punto de partida”.