Alarma en el sector del transporte por el pago de peaje en el Eix Transversal

La Generalitat plantea implantar la euroviñeta a partir de la primavera

Camiones en el Eix Transversal.
Camiones en el Eix Transversal.SUSANNA SÀEZ

La C-25, el Eix Transversal, dejará de ser gratuita para los camiones que lo utilizan para cruzar Cataluña como vía alternativa a las autopistas de peaje. El Departamento de Territorio tiene avanzados los trabajos para implantar la conocida como Euroviñeta durante la próxima primavera —además es una de las exigencias de ERC para pactar con CiU— si bien no ha definido todavía qué cobrará a los camiones que utilicen la vía. La decisión, confirmada hace dos semanas en una reunión con el sector, ha levantado un estado de alarma entre los transportistas, temerosos de que en plena crisis, deban asumir nuevos costes sin poderlos repercutir a los clientes. La Euroviñeta es la directiva comunitaria que aboga por el pago asociado al uso de las carreteras por parte del sector del transporte.

“Es lo único que nos quedaba por pagar en Cataluña”, señala Evaristo Magaña, presidente de la asociación de transportistas Astac-Condal. Del mismo modo plantea el problema Eugeni Mañés, secretario de la otra patronal, Transcalit, que advierte que “cualquier coste más puede dañar todavía más el sector”, que ha sufrido en los últimos años un recorte por la caída de la demanda y los incrementos de los costes.

Ambas patronales desconfían de un compromiso que atribuyen al consejero de Territorio, Lluís Recoder, de que la medida tenga “un efecto neutro” sobre los transportistas. Esa promesa depende de la posibilidad de introducir los costes del peaje en las facturas, un elemento que quedaría fuera de las competencias autonómicas, según los transportistas.

La patronal dice que la medida disparará los costes en un sector en padece una fuerte crisis

“¿Cómo se consigue eso?”, se pregunta Mañés, que considera que las grandes compañías cargadoras deberían asumir ese coste. Magaña denuncia que nuevas tasas harían insostenible la supervivencia de los pequeños transportistas, que han visto cómo se ha reducido el número de camiones en paralelo al avance de la crisis y al incremento de los costes. Hoy, el 60% de las tarifas van a pagar el salario del conductor y el gasoil.

Hace tiempo que Territorio trabaja en la hipótesis de hacer pagar a los camiones que circulan por el Eix Transversal. Aseguran desde la Generalitat que el afán de ese nuevo mecanismo de cobro no es el recaudatorio, sino el de la gestión del tráfico. Y aunque se niegan a cuantificar lo que supondría la puesta en marcha de estos peajes para camiones, consideran que será una pequeña cantidad, que podría alcanzar como mucho diez millones de euros, con un objetivo disuasorio para los camiones que utilizaron el año pasado la C-25 (uno de cada cuatro vehículos).

La decidida apuesta del Gobierno de la Generalitat choca con la oposición del Ministerio de Fomento, cuya titular, Ana Pastor, ha negado que el Gobierno central se proponga crear nuevos peajes que hagan peligrar todavía más el maltrecho sector del transporte. Al tratarse el Eix Transversal de una vía de la red transeuropea del transporte de titularidad autonómica, la Generalitat podría implantar el sistema pese al desacuerdo estatal. Territorio asegura que solo pagarán aquellos camiones que utilicen en su totalidad la C-25 y no los que la usen solo para tráfico interno, que es para lo que se diseñó en un principio. Está en el aire el sistema que se implantará para obligar a los camiones a pagar.

Cataluña se convertiría así en la excepción peninsular e implantaría la Euroviñeta. Esa directiova comunitaria, que ya han adoptado países centroeuropeos y que Francia probará en la región de Alsacia a partir de abril de 2013, persigue poder recuperar los costes de uso de las carreteras para mantener su acondicionamiento durante el resto de su vida útil.

La Generalitat aumentará la capacidad de carga

Más allá de los problemas que puede representar la implantación de la Euroviñeta, los transportistas también recelan de otra medida que pondrá en marcha el Gobierno catalán el próximo año: el aumento de la capacidad de carga de los camiones que circulan por Cataluña, que pasará de un máximo de 40 toneladas a 44. “Supondrá un coste adicional para los transportistas”, afirma Evaristo Magaña, que considera que solo un tercio de los 14.000 camiones que circulan en Cataluña están preparados para dar el salto, lo que dará más margen de competencia a las grandes compañías.

“Estamos de acuerdo si es para mejorar la productividad del sector, pero cuidado con afectar a la parte más sensible del sector”, alerta Eugeni Mañes, quien reclama la colaboración de las empresas cargadoras, la repercusión en el precio de los servicios, una normativa clara y que la medida también beneficie a los transportistas.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS