fusión | la shica
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Infidelidad y carisma

No importa lo deslenguada y genial que haya podido parecer La Shica, en el formato que estrena en el Café Berlín supera todas las expectativas y provocaciones

No parecía sencillo que Elsa Rovayo, coplera posmoderna y deslenguada, nos pillase con el pie cambiado: sus dos discos y diversos espectáculos anteriores ya la retrataban como una iconoclasta recalcitrante que domina el arte de la sensualidad, la sorna y la picardía. Y sin embargo, el formato que anoche estrenaba en el diminuto Café Berlín, Pequeñas infidelidades (repite el 29 y el 6 y 13 de diciembre), supera todas las expectativas y provocaciones anteriores.

Este recorrido con voz y guitarra por las calamidades del amor no correspondido es gozoso, desmadrado y tronchante, por muchos arañazos que arrastre el alma del espectador. Parece un leve divertimento, un pasatiempo entre disco y disco para esa Shica que no sabe vivir sin clavar el tacón en las tablas. Pero Elsa convierte la anécdota en pura dinamita: la velada aporta fulminantes chorretones de humor inteligente y una voz más nítida y matizada de lo que le habíamos oído nunca.

Olviden el peinado a lo Amelie Poulain que lucía en los tiempos de Supercop, Rovayo se nos presenta guerrera, con el pelo encrespado, un vestidito ceñido de leopardo y las medias de rejilla. Es una mujer arrolladora, decidida y de mirada desafiante que se dispone a decir cuatro cositas preclaras sobre las miserias del (sub)género humano masculino. “Todo mentira, porque al final yo soy muy Bambi, una panoli”, advierte a un público que alterna la sorpresa con la sonrisa, el aplauso y la abierta carcajada. Pero, más allá del humor y las reminiscencias cabareteras, Elsa sabe entrelazar un sabroso repertorio de féminas rompedoras, desde La Lupe a Paquita la del Barrio, Martirio, Chavela Vargas. Incluso ¡Pimpinela! Las risotadas a cuenta de ‘A esa’, donde intercala insultos como “coño eléctrico”, no ocultan el encanto de su lectura aflamencada, gentileza de ese guitarrista incontestable que es Josete Ordóñez (Elementales, Eliseo Parra, Ojos de Brujo).

Hay momentos delirantes hasta la lágrima, como ese cuplé picante, La vaselina, que La Bella Dorita cantaba allá por 1933. Y hay proclamas enrabietadas y vengativas que el público femenino celebra con alborozo mientras los varones adoptan rictus de pánico. Pero todo, en último extremo, solo es posible gracias al desparpajo, locuacidad y poderío de La Shica, propietaria de esa virtud tan rara y fascinante que llamamos carisma. Seguro que su madre es de las que, orgullosa, le habrá gritado en alguna ocasión: “Elsa, hija mía, eres la pera”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS