Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Diputación de Girona denuncia a una asesora por extorsión

Jaume Torramadé asegura que la mujer le exigió dinero con amenazas

Minerva Amador se quejó ante dirigentes de Unió de una supuesta agresión sexual

Jaume Torramadé, el día que tomó posesión del cargo de presidente de la Diputación de Girona.
Jaume Torramadé, el día que tomó posesión del cargo de presidente de la Diputación de Girona.

El alcalde de Salt y presidente de la Diputación de Girona, Jaume Torramadé, de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), ha presentado ante los Mossos d’Esquadra una denuncia contra la expresidenta de su partido en Salt y asesora en la Diputación, Minerva Amador, a la que acusa de extorsionarle. Según la denuncia, Amador habría exigido a Torramadé 50.000 euros para no denunciarle por acoso sexual, según avanzó ayer la Cadena Ser en Girona.

Fuentes cercanas a Torramadé, que declinó hablar con los medios, confirmaron ayer que la denuncia fue interpuesta el pasado viernes pasado y añadieron que en la cena había unas 13 personas, entre concejales y miembros del grupo municipal de Salt. Amador también ha declinado ofrecer su versión de los hechos y se limitó a decir a la Cadena Ser que el caso se aclarará en los tribunales.

Los hechos que han terminado con la denuncia se remontan al pasado día 8 de noviembre, durante la cena de arranque de la campaña electoral en marcha. En esa cena, según la versión de Amador, Torramadé la habría agredido mediante varios tocamientos sexuales. Siempre según el relato de la emisora, la expresidenta de UDC en Salt habría denunciado los hechos a distintos cargos de Unió al día siguiente, fecha en la que también envió un correo electrónico a todos los militantes de Girona en el que anunciaba que dejaba su puesto como asesora del partido en la Diputación y presidenta de la agrupación de Salt debido a “problemas laborales graves”.

El alcalde de Salt habría intentado negociar con la mujer a través de representantes de su partido y le habría ofrecido un acuerdo para que ella no acudiese a los juzgados. Según este acuerdo extrajudicial, escrito por un bufete de abogados de Barcelona, la Diputación le pagaría 50.000 euros en concepto de compensación por los dos años y medio de contrato que no finalizaría. A cambio, ella se comprometía a no revelar los hechos ni emprender acciones legales.

Torramadé, sin embargo, acabó denunciando a la mujer por intentar extorsionarle. Su entorno niega cualquier agresión y explica que al acabar la cena de arranque de campaña, todos los presentes se fueron a colgar carteles electorales. No fue hasta el lunes siguiente, según esta versión, cuando ella le hizo llegar, a través de una tercera persona, la extorsión.