Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CatalunyaCaixa deberá devolver el dinero a 12 afectados por las preferentes

El Gobierno catalán obliga a la entidad a retornar el 100% del capital invertido por los afectados

La Generalitat anuncia que emitirá un centenar de laudos más en breve

El Gobierno catalán ha empezado a dictar ya los primeros laudos arbitrales por las reclamaciones de centenares de afectados por la contratación de participaciones preferentes y deuda subordinado perpetuo de CatalunyaCaixa. Y todos, en total una docena, dan la razón al cliente y obligan a la entidad nacionalizada a devolver el dinero. Según ha explicado la Agencia Catalana de Consumo (ACC), dependiente del Departamento de Empresa y Empleo, en las próximas semanas saldrán un centenar más de laudos arbitrales y, además, está pendiente de recibir otras 800 reclamaciones.

La ACC puede dictar laudos sobre las participaciones preferentes porque CatalunyaCaixa se sometió mediante un acuerdo con la Generalitat a las decisiones de la Junta Arbitral de Consumo. Para ello, sin embargo, la ACC debe recibir una reclamación y CatalunyaCaixa debe aceptar que el organismo de la Generalitat lo examine. De momento, es la única entidad catalana que ha rubricado ese pacto, aunque fuentes de la Generalitat explican que están negociando que otros bancos se adhieran a ese sistema. Los 12 laudos dictados hoy determinan que la entidad presidida por Adolf Todó deberá devolver el 100% del capital invertido a los consumidores afectados. El Departamento de Empresa y Empleo ha informado que, además del centenar de laudos que se dictarán en breve, CatalunyaCaixa ha aceptado la mediación en otros 800 casos.

Según la Generalitat, el perfil del reclamante es el de una persona que por sus "condiciones personales, culturales, educativas y sociales no podía entender que estaba contratando un producto de riesgo" en la entidad o bien personas a las que no se le entregó la "documentación necesaria". El sistema de arbitraje es gratuito y voluntario para ambas partes. Si la entidad acepta esa vía, renuncia a la vía judicial.